Las dashcam o cámaras en coches rusos

DashcamFrecuentemente saltan a los medios escenas ocurridas en las calles y carreteras de Rusia grabadas con cámaras instaladas en el salpicadero. Este accesorio, llamado dashcam (dashboard cam), parece estar muy extendido en ese país, tan sólo hay que buscar dashcam en Youtube.

¿A qué es debido esa costumbre? ¿Es un afán de exhibicionismo? No, más bien está relacionado con la seguridad. Allí no te puedes fiar de muchos conductores, testigos, policía, compañías de seguros, timadores que chocan deliberadamente o se echan encima de tu coche, etc. Como bien traducen en Microsiervos del artículo de Animal New York: Las cámaras de salpicadero son en Rusia la última esperanza de la civilización y la supervivencia en la carretera:

En Rusia todo el mundo debería llevar una cámara en su salpicadero (…) Las condiciones de las carreteras son peligrosas, con cruces salvajes y zonas alejadas de la civilización donde impera la «ley de la selva» (…) En las carreteras rusas abundan los psicópatas y es mejor no cabrearlos o hacer maniobras bruscas cerca de ellos.

La gente no suele pagar más que el seguro obligatorio. En las colisiones puede haber peleas y lesiones, y acabar todo en un juicio. La grabación de una cámara es la única forma real de que un testimonio tenga validez realmente ante los tribunales rusos. Olvídate de los testigos. Las compañías de seguros rusas son expertas en negarse a pagar a menos que haya pruebas contundentes sobre lo sucedido (…)

Algunas veces hay accidentes provocados para que la gente pague dinero en efectivo para reparar los daños, en ocasiones intimidados por una turba compinchada con los asaltantes. Para colmo, la policía que patrulla algunas carreteras es conocida por su brutalidad, por extorsionar a los conductores y aceptar sobornos (…)

Pero también es cierto que también tiene su cara buena y sirven para seguir teniendo esperanza en la humanidad.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *