Lourdes Moreno (Bolueta): “Con 24 años me dije que nunca en la vida sería empresaria”

Lourdes Moreno (Donostia, 1963) ha trabajado prácticamente toda su vida por cuenta ajena, incluyendo quince años en la City de Londres, hasta que un buen día decidió que prefería retirarse como emprendedora y en su tierra. Aunque cuando era joven se había dicho a sí misma que nunca sería empresaria, con un socio indio buscó empresas para comprar y hacer crecer y se encontró con Bolueta Engineering Group, que adquirieron tras un largo proceso y hoy dirigen.

Nos lo contó todo en esta entrevista:

  • El curriculum de Moreno es espectacular y está plagado de universidades de prestigio y de gigantes financieros, sector en el que trabajó 15 años. En 2010 recibió una oferta de Orkestra para regresar a Donostia y poner en marcha su área de business angels, Crecer+. Ya asentada en Euskadi, no quiso volver a Londres, por lo que decidió que la mejor opción era comprar una empresa industrial mediana con un propietario que quisiera jubilarse. “Hay muchísimas empresas en nuestro entorno que tienen un dueño que las fundó, que tiene ya una cierta edad y que se quiere retirar. Pero no son fáciles de vender, porque no hay tanto comprador, y se terminan cerrando”, explicó.
  • En la operación entran dos personas más. Por una parte, Murli Bhamidipati, un indio residente en Londres que también quería comprar una empresa en Europa, y la familia Lasa Alberdi, con experiencia en el mundo de la forja. “Con Murli había hablado de comprar empresas y dirigirlas, así que un buen día nos pusimos a hacerlo. Estábamos muy abiertos en cuanto al tipo de compañía y no nos cerramos a un sector. Sí queríamos que fuera una empresa que ganara dinero”, explicó.
  • El proceso no fue sencillo. En la búsqueda les ayudó el ecosistema de Crecer+, aunque fue una asesoría financiera la que les puso en contacto con el anterior dueño de Bolueta Engineering Group. “Tenía 80 años y llevaba dos intentando vender la compañía, que había fundado su hermano, que falleció en el accidente del monte Oiz. En estos procesos tienes que llevar en paralelo la negociación y la financiación. Todos teníamos muy buena voluntad porque veíamos la operación pero hay muchos detalles que atar antes de firmar. Incluso hubo que dejar el precio en el aire por una crisis puntual”, explicó.
  • Entre los aspectos que Moreno y sus socios querían tener cerrados figuraban, además de la financiación, la continuidad de los “empleados clave”, la calidad de la maquinaria y su mantenimiento o la clientela. “Lo que más problemas nos ha dado ha sido el aspecto interno. Hay que tener en cuenta que, de repente, entraron allí una mujer y un indio. Allí trabajaban entonces entre 70 y 80 personas y solo había una mujer. Fue duro porque tuvimos que ganarnos a la gente y cambiar algunas cosas y eso generó alguna tensión interna. A algunos trabajadores ya de edad les costaba, por ejemplo, utilizar la informática y tuvieron que adaptarse”, explicó.
  • La incorporación de Moreno y sus socios ha traído aires nuevos a Bolueta Engineering Group. La relación con los clientes se ha profesionalizado y muchas tareas se han automatizado, incluyendo la toma de decisiones. “Ahora estudiamos el pasado para tratar de mejorar. Por ejemplo, analizamos quién ha hecho cada pieza y llegamos a hacer outsourcing de ciertas cosas para darle al cliente un servicio completo”, explicó.
  • Bolueta Engineering Group ofrece servicios alrededor del mecanizado. “Nuestro punto fuerte es que somos muy flexibles y podemos dar respuesta urgente a las necesidades del mercado. Trabajamos sobre todo con clientes vascos, aunque hemos entrado también en India y EE.UU. Tenemos dos proyectos nuevos que, si salen adelante, van a suponer un cambio profundo en la forma de trabajar con el cliente, con el que tendremos que ir muy de la mano”, apuntó.
  • Sus principales clientes se sitúan en el mundo de la automoción y el petróleo, dos de los sectores más afectados por la crisis del coronavirus. De hecho, Tubos Reunidos, que está sufriendo fuertes tensiones de tesorería, es uno de sus principales clientes. “Hemos tenido que cambiar la gestión del riesgo. Nuestros clientes están sufriendo. El petróleo ha caído por movimientos geopolíticos y de oferta y demanda y las inversiones de las compañías del sector se han derrumbado. Esto nos afecta”, reconoció.
  • A nivel tecnológico, Bolueta Engineering Group ha empezado a elaborar piezas mediante fabricación aditiva en materiales distintos del acero. “También nos iremos metiendo en el mundo de la industria 4.0 a través de sensores capaces de indicarte cuándo el utillaje necesita ser reemplazado”, apuntó.
  • Y en cuanto al crecimiento de la compañía, Moreno asegura que es uno de sus principales objetivos. “Queremos crecer orgánicamente pero también mediante adquisiciones. En diciembre de 2019 ya compramos dos empresas pequeñitas de carretillas elevadoras e hidráulica. Queremos comprar alguna de más tamaño e instalarnos en Asia”, explicó.
2 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *