Carta abierta a ese trabajador que dice que en España se paga mal al talento

Me ha sorprendido el discurso, bastante viral, de Ignacio Segura, que trabaja como diseñador para una empresa australiana, en respuesta a las noticias que advierten de las dificultades que tienen ciertas empresas para encontrar profesionales. Viene a decir que el problema no es que no haya talento sino que en España se le paga mal. Le respondo.


1. En España no se paga mal a todo el talento. No hay más que ver los sueldos de los futbolistas, que hacen que los dos grandes equipos atraigan a algunos de los mejores jugadores del mundo. Lo que ocurre es que ese sector mueve en España más dinero que en casi todos los demás países (quizás Reino Unido y Alemania le superan).

2. Al talento tecnológico sí se le paga mal en España, si nos comparamos con países más avanzados como el que él cita (EE.UU.). Pero el problema dudo que sea que haya unos empresarios cabrones que quieren ganar más dinero a costa del trabajador, sino que los márgenes no dan más de sí. La industria informática está mal tratada en España porque genera escaso valor añadido y presta más servicios que productos. Insisto: no se trata de una conspiración contra los trabajadores sino de madurez del sector.

3. Es verdad que en España hay talento tecnológico y también es cierto que muchos grandes profesionales se han ido a otros lares o trabajan para multinacionales extranjeras. Pero también es cierto que el gran problema es la gran masa de trabajadores con formación muy básica que son incapaces de reciclarse o de dejar que los reciclen. Y es ahí donde hay una oportunidad de mejora, que por diversas razones no se ha conseguido hasta ahora pese a las elevadísimas tasas de paro. Sin ir más lejos, la grandísima mayoría de los desempleados españoles no podrían seguir el camino de Ignacio Segura por una razón básica: no saben inglés.

4. A muchos profesionales mediocres les falta formación pero también ambición. A lo mejor están en casa esperando que alguien les venga a buscar y muchas veces me consta que no aceptan cualquier oferta. Es importante desarrollar sistemas que permitan contratar a bajo precio a personal sin experiencia porque, una vez tengan un año de rodaje, se convertirán en profesionales cualificados. Los contratos de formación, que serían ideales para estos casos, no funcionan o solo lo hacen en grandes empresas que realmente no capacitan correctamente.

5. Las startups son muy importantes para generar talento, en la medida en que son ellas las que aplican las últimas novedades tecnológicas. Para que en España haya más profesionales capacitados es fundamental que haya más empresas de nueva creación. En Alianzo, sin ir más lejos, presumimos de haber formado talento que ahora trabaja en Google y en varias firmas que valen más de mil millones de dólares.

Por supuesto que todo profesional debe venderse a las mejores condiciones para él, pero no es cierto que el precio sea la única variable a tomar en cuenta. Tampoco es posible, para la mayor parte de las empresas españolas, competir en salario con compañías extranjeras que tienen márgenes muy superiores.

Lo que sí deberían hacer es contratar a más gente joven sin experiencia y prepararla. Ahí sí que pueden colaborar las administraciones. Por una parte, fomentando que haya más startups. Por otra, descargando de cargas sociales a estas contrataciones para que salgan mucho más económicas. En España hay una enorme descompensación entre gente con poca preparación y formación (mucha) y los que están rodados y tienen mayor iniciativa (pocos). Evidentemente, los segundos están infinitamente mejor pagados que los primeros.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

29 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *