Alfredo Romeo (Intelify): «Van a desaparecer el 35% de los negocios de hostelería»

Alfredo Romeo, propietario de varios restaurantes y fundador de la tecnológica Intelify, que ofrece servicios a establecimientos hosteleros, no tiene buenos augurios para este sector. Según sus cálculos, van a desaparecer el 35% de los negocios y la crisis tendrá especial incidencia en bares de pintxos/tapas y restaurantes con estrellas Michelin. Pero también surgen nuevas oportunidades, tal y como nos contó en una entrevista.

  • Su empresa tecnológica, Intelify, instala infraestructuras de hardware y software que permiten gestionar espacios físicos, realizar pagos sin contacto y controlar la presencia de personas. Entre sus clientes figuran restaurantes y eventos multitudinarios. «La captación de datos es la base de nuestra propuesta de valor y en el mundo de la restauración se pueden hacer muchos cálculos en función de ellos», explicó.
  • Romeo también es empresario de restauración, tras la adquisición de cinco restaurantes en Córdoba. «No teníamos conocimientos gastronómicos, pero los gestionamos bien en base a procedimientos y herramientas sencillas como un excel y telegram. «Esta crisis se va a llevar por delante muchos CRM y cosas hiper-sofisticadas que luego no se usan. La simplificación de procesos es clave», explicó.
  • Esta mezcla de conocimientos tecnológicos y hosteleros le otorga una posición privilegiada para atisbar por dónde van a ir las cosas en el futuro. Y no es nada optimista. «Lo de pasar y entrar en un bar se va a perder por el distanciamiento social y organización interna del local. Se migrará a un sistema donde casi todo sea reservado, lo que tendrá la ventaja de que permitirá a los restaurantes hacer sus propias bases de datos de clientes. Vamos hacia un modelo McDonald’s sin interacción humana. Pero entre el 20 y el 35% de los locales van a cerrar: unos por no estar capitalizados para aguantar y otros porque la menor demanda no permite ser rentable», explicó.
  • Entre los que peor lo van a pasar, Romeo incluye a los restaurantes con estrella Michelin y a los de pintxos/tapas. «Todos los que cobran de 30 euros para arriba lo van a tener complicado, porque viven en gran medida de los turistas. Los bares de pintxos y tapas tendrán que subir mucho su precio para garantizar el distanciamiento social. Como mínimo durante un año», explicó.
  • Las dos nuevas oportunidades que van a surgir son la comida a domicilio y los precios dinámicos. «También veo un fenómeno P2P entre gente (trueque), donde uno cocina y otro se alimenta, porque será la única forma de que las cosas funcionen económicamente. Iremos más hacia una economía circular», explicó.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *