¿Dónde pedir dinero para una startup?

Ser emprendedor está de moda. Lo prueban los programas de televisión, la reciente ley estatal, el marketing que vincula marcas con emprendedores y, sobre todo, las ingentes cantidades de dinero que se están dirigiendo a apoyar a las startups. Es un buen momento para recordar todas las posibilidades que hoy están disponibles para un emprendedor que busca financiación.


Las he dividido en cinco tipos:
1. Programas públicos
2. Incubadoras y aceleradoras
3. Business angels
4. Fondos de inversión semilla
5. Fondos de inversión de serie A y B

1. Programas públicos
Vete a la sociedad de desarrollo regional de tu comunidad autónoma o incluso de tu ciudad (sin ir más lejos, en Madrid y Barcelona) y pregunta qué ayudas a emprendedores tecnológicos están disponibles en tu zona. Las administraciones públicas quieren que haya emprendedores y lo están promoviendo a base de dinero, así que es casi seguro que algo habrá.

Normalmente, se trata de subvenciones para ayudarte a dar los primeros pasos, por lo que es raro que superen los 30.000 euros. Pero puedes conseguir cantidades superiores si el proyecto resulta especialmente interesante por su grado de innovación y tú mismo consigues dinero por tu cuenta. En España existen dos iniciativas públicas de coinversión muy atractivas: CDTI y Enisa. No dejes de visitar sus webs y llamarles.

Otra iniciativa pública a la que conviene prestar atención es el concurso mundial de innovación que ha lanzado el Gobierno francés y que está abierto a startups españolas de los siguientes sectores: big data, telemedicina, nuevos productos alimentarios y marinos, innovaciones para la tercera edad (lo que se llama “silver economy”), reciclaje de nuevos metales y almacenamiento de energía. Eso sí, si te toca uno de los 100 premios de 200.000 euros, tendrás que mudarte a Francia. De los 100 proyectos, 30 recibirán más dinero a lo largo de 2014 y 20 en 2015. Algo parecido hizo hace un par de años el Gobierno chileno a través de Startup-Up Chile, una iniciativa ahora cerrada.

2. Incubadoras y aceleradoras
Aunque técnicamente una incubadora no es lo mismo que una aceleradora, en la práctica los conceptos se mezclan mucho. En ambos casos se trata de iniciativas de carácter eminentemente privado, aunque todas tienen cierto apoyo financiero público, que buscan apoyar a los emprendedores durante un plazo de entre tres y doce meses para que puedan hacer realidad su proyecto. Normalmente, la incubadora o aceleradora se reserva la opción de quedarse con una participación en la startup.

Estas son las aceleradoras más activas en España:
– SeedRocket: con sede en Barcelona y la auténtica pionera en aceleración en España
– Wayra: una iniciativa de Telefónica para startups de Internet, con sedes en Madrid y Barcelona
Samba Health: en Barcelona, solo startups de e-salud
– Plug and Play: en Valencia
Conector: en Barcelona

Y entre las incubadoras las más activas en España son:
DAD: en Madrid, gestada por Rodolfo Carpintier
– Mola Factory: en Palma de Mallorca, gestada por Enrique Dubois
Inspirit: en Barcelona, gestada por Dídac Lee
– Grupo Intercom: en Barcelona, últimamente menos activo

Si te atreves a salir de España (y de tu zona de confort), las más importantes a nivel mundial son las norteamericanas Y Combinator (la pionera en este ámbito), Surge (especializada en cleantech), Founder Institute, TechStars y 500Startups y las europeas SeedCamp y Startupbootcamp. La ventaja de todas ellas es que disponen de sus propios fondos y de mentores de postín que, por ejemplo, te pueden introducir en el ecosistema de Silicon Valley sin haber nacido ni crecido allí.

También hay empresas que han creado aceleradoras especializadas que ofrecen espacio físico y acceso a sus profesionales para asesorar a los emprendedores:
– Google: tiene un campus para emprendedores en Londres. No ofrece dinero pero sí mentores.
Nike: en Portland, solo para startups deportivas
Red Bull: en Londres, solo para startups de música
Warner Bros: en Los Angeles, solo para startups de medios de comunicación.
Bonnier: en Estocolmo, solo para startups de medios de comunicación.
Citrix, que ofrece espacio en sus oficinas de Silicon Valley y una inversión de hasta 250.000 dólares a startups de cloud computing.
Axel Springer, que ofrece espacio en Berlín para startups digitales.
– Flextronics: tiene una aceleradora en California, Lab IX, que puede llegar a ofrecer 500.000 dólares a startups de hardware.
BBC Worldwide: tiene una aceleradora dirigida a emprendedores de medios digitales (juegos, web, móvil, publicidad…). No aporta financiación pero sí ayuda a las startups a llegar a acuerdos con sus canales de televisión y radio y les aporta espacio físico. Hay que establecerse en el Reino Unido.
Pearson: tiene una aceleradora dirigida a startups de e-learning.
Orange: tiene en París una aceleradora de startups de comunicaciones. Solo acepta empresas francesas, lo que contrasta con sus ambiciones internacionales.
– SNCF: la renfe francesa ha creado en París la incubadora “Voyageur connecté” para promover startups que ofrezcan valores añadidos a los viajeros de tren.
ProSiebenSat.1: este grupo mediático alemán tiene una aceleradora para siete startups de medios de comunicación con dos ediciones al año. Cada una de ellas recibe 25.000 euros. Los mejores tienen premio: concursan en un programa de televisión.
– Deutsche Telekom: el operador alemán, al igual que el francés y el español, tiene su propia aceleradora, Hub:raum, con oficinas en Berlín y Cracovia (Polonia). Además de mentores y financiación, ofrece acceso a los clientes de Deutsche Telekom.
– Barclays: el banco británico tiene una aceleradora en Londres. Su programa, diseñado en alianza con Techstars, dura tres meses y acepta diez startups.

3. Business angels
Normalmente son emprendedores que han tenido algún éxito y quieren ayudar a otros. No son muy profesionales pero no tienen inconveniente en perder el dinero. Normalmente se fían más del emprendedor que de su proyecto, pero lo hacen por pura intuición, por lo que lo más importante es caerles bien. Además de los que están organizados a través de clubes y redes de inversión, hay muchos otros que actúan por su cuenta. Para clasificarlos, he recurrido a los que están en el ranking de Alianzo y los he ordenado por su popularidad y relevancia en Twitter:

4. Fondos de inversión semilla
Se trata de aportaciones financieras para startups que empiezan (de ahí lo de semilla) y donde por tanto el riesgo es elevadísimo y la aportación relativamente prodente (entre 100 y 200.000 euros). Normalmente aquí intervienen los business angels, pero muchos de ellos están organizados a través de fondos para dotarse de mayor profesionalidad (y seguridad) en sus decisiones de inversión. Es el caso de Bonsai (familia Cebrián Sagarriga), Fides 3 (familia Entrecanales, dueños de Acciona) o Cabiedes & Partners (familia Martín de Cabiedes, dueños de Europa Press). También habría que incluir aquí a Caixa Capital Risc, Kibo, Seaya, VitaminaK, Faraday y Adara, además de a los diversos fondos locales y regionales de carácter público, como Seed Gipuzkoa, Murcia Emprende, Madrid Emprende Seed Capital, Seed Capital Bizkaia o Sevilla Seed Capital. En la web de la CNMV hay un listado completo de todas las sociedades de capital riesgo registradas oficialmente en España y la mayor parte de ellas son de capital semilla.

También entran aquí iniciativas puntuales como:
BStartup10, un programa de inversión de 100.000 euros en diez startups digitales de Banco Sabadell.
BBVA OpenTalent, que tiene el formato de concurso latinoamericano y exige a sus participantes utilizar herramientas del banco.
– Mediaset (Telecinco), que valora la compra de acciones de startups a cambio de publicidad en sus medios.
– Everis, que ha invertido ya en una decena de startups tecnológicas a través de su fondo Fitalent y está montando su propia aceleradora.
Repsol, que invierte en startups de eficiencia energética a través de su fundación.
Lanzadera, una iniciativa de Juan Roig, el fundador de Mercadona, para financiar los primeros pasos de veinte startups al año. Exige instalarse en Valencia. Tiene un toque de aceleradora pero sin mentores y está abierto a todo tipo de proyectos.

5. Fondos de inversión de series A y B
En estos casos se invierten cantidades muy superiores (por encima de medio millón de euros y muchas veces varios millones), por lo que ya se exige que la startup tenga cierta facturación y un ritmo de crecimiento importante. Con la excepción de los catalanes Nauta e Inveready, en España hay poco de esto, porque la financiación pública se ha orientado más a apoyar a la inversión semilla.

Afortunadamente, empieza a haber fondos semilla que están entrando en este terreno con un volumen de operaciones relativamente alto. Es el caso especialmente de Kibo Ventures (Aquilino Peña, José María Amusátegui y Javier Torremocha), de Ysios (solo biotech), de Caixa Capital Risc y de Vitamina K (Iñaki Arrola y Rafa Garrido).

Y también hay grandes corporaciones que están creando instrumentos de inversión en startups recién creadas y que van a hacer mucho ruido en los próximos meses. Las más destacables son:
– Telefónica: a través de Amérigo, que invierte con otros fondos, y a veces directamente a través de Telefónica Ventures.
BBVA Ventures: con sede en San Francisco, tiene un fondo de 100 millones de dólares para startups tecnológicas)
Iberdrola Ventures (Perseo): tiene 6 millones de euros para invertir cada año en startups de cleantech.
Gamesa Venture Capital: ha invertido ya en dos startups norteamericanas de cleantech y quería invertir hasta 50 millones de euros, aunque parece que el proceso está paralizado)
– CAF Ventures: es el último llegar pero se corresponde con el impresionante esfuerzo en aceleración de startups que lleva practicando esta firma ferroviaria desde hace ya años.
Repsol New Energy Ventures y Venture Capital: invierte en proyectos de bioenergía, energías renovables, movilidad sostenible, almacenamiento energético y eficiencia energética.
Fundación Innovación de Bankinter: tiene también un fondo para invertir en startups.
Agbar: la firma de aguas controlada por la multinacional francesa Suez dispone de un fondo de capital riesgo de 26,25 millones de euros para invertir en startups de agua, medio ambiente, smart cities y cleantech.
Amadeus Ventures: la firma tecnológica española acaba de crear un fondo de inversión en empresas innovadoras de viajes y hoteles.

8 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *