¿Innovación o aceleración?

Que las empresas tienen que innovar para seguir en el mercado es una realidad que ya nadie discute. Lo que plantea dudas ahora es la forma de hacerlo, ya que el clásico departamento de I+D hace tiempo que está siendo cuestionado, especialmente desde que el modelo de disrupción vía startups está convulsionando diversos sectores. La palabra clave es ahora “aceleración”.


Las empresas que se acogen a esta nueva moda dejan su innovación en manos de startups participadas o incluso gestadas desde cero internamente. Son conscientes de que la mayor parte de ellas desaparecerán en el camino pero también que un solo éxito justificará todo el trabajo realizado.

Estas son las ventajas de la aceleración de startups en comparación con lo que hacen los departamentos de innovación en las empresas:
– Los equipos se renuevan cada cierto tiempo y no se duermen en los laureles, como puede llegar a ocurrir con el personal interno.
– Los emprendedores que promueven las startups son jóvenes con enorme iniciativa a los que resultaría prácticamente imposible contratar de otra manera.
– La financiación de estas startups puede venir de muchos sitios: programas públicos de apoyo al emprendimiento, fondos de capital-riesgo, business angels.

Y estas son las ventajas del departamento de innovación propio:
– Es más fácil guiar la actividad de I+D hacia las verdaderas necesidades y oportunidades de la empresa.
– En Europa es relativamente fácil obtener financiación pública, ya que existe toda una estructura generada para fomentar la I+D privada.
– Se contrata personal que se forma a la medida y no es necesario estar permanentemente oteando el horizonte en busca de nuevos talentos.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *