Apellidos extranjeros que se han hecho vascos

Estos días que el joven golfista Jon Rahm se ha convertido en el vasco más nombrado en el mundo, mucha gente se está preguntando cómo es posible que un euskaldún tenga un apellido tan extraño. Alguien que lo estudió hace algunos meses explicó en Facebook que el primer Rahm, Georg Rahm, llegó a Bizkaia nada más y nada menos que a principios del siglo XIX procedente de Suiza. Y no es ni mucho menos la única familia profundamente vasca con apellidos extranjeros. Veamos otros casos significativos.


Se puede decir que hay tres grandes grupos:
– Los conserveros italianos que llegan a los puertos vascos a principios del siglo XX para tratar la anchoa.
– Los alemanes que llegan a principios del siglo XX como delegados de empresas de su país de maquinaria y acero.
– Los comerciantes franceses y prusianos de principios del siglo XIX. Muchos de ellos vienen desde Burdeos y hay otro grupo muy amplio procedente de Bohemia.

Delclaux. Jean Louis Pierre Delclaux Maque, originario de Aubin (Francia), llega a Bilbao en 1840 para aportar su know-how al primer alto horno de carbón vegetal de la Península Ibérica, el de la fábrica Santa Ana de Bolueta. Poco después se casaría con una vasca de apellido Ibarzabal, con la que tendría hijos. Uno de ellos, Isidoro Delclaux Ibarzabal, abandonaría el sector siderúrgico en 1893 y se centraría en el vidriero, primero como comercializador y finalmente como fabricante. Así nació Villosa (actual Guardian Llodio) y, de la mano de su hijo Isidoro Delclaux Arostegui, Vidrala, que todavía controla la familia. Este último formó parte de los consejos de administración de algunas de las principales empresas vascas, como el Banco de Vizcaya, Tubos Reunidos, Petronor o Talleres de Amurrio, y fue presidente de la Cámara de Bilbao y vicepresidente de la Junta del Puerto de Bilbao. Desde este último puesto y como promotor de Petronor, fue el principal impulsor del actual superpuerto.

Amann. Jean Amann Audebert, nacido en Burdeos (Francia) de padre alemán, se establece en 1815 en Bilbao para importar maquinaria, lienzos, madera, tejidos y bacalao. Es de suponer que el dominio de idiomas le facilitaba esta labor, así como la propiedad de varios barcos. Se casa con la bilbaína Matilde Palme Armingaud, de familia procedente de Bohemia, y tiene siete hijos. Su origen prusiano le permitió, entre otras cosas, ser cónsul de este país. Entre sus descendientes hay algunos tan ilustres como el ex ministro Joaquín Almunia Amann, el ex consejero vasco Alvaro Amann, el pintor Manuel Amann, el arquitecto y fundador de Radio Bilbao Emiliano Amann o el empresario José Isaac Amann, promotor de Neguri. Hay que recordar también que en Bilbao se abrieron a finales del siglo XIX los Almacenes Amann, auténtico predecesor de El Corte Inglés.

Rochelt. José Rochelt Gotscher, natural de Bohemia, se establece en Bilbao a principios del siglo XIX para trabajar como comerciante de quincalla para la Casa familiar Gotscher. Se casa con una paisana, Celestina Palme, y pronto abre una fábrica de hojalata en Deusto. Uno de sus hijos, Oscar Rochelt Palme, sería uno de los primeros consejeros del Banco de Bilbao. Y uno de sus nietos, Juan José Rochelt Amann, se convertiría en uno de los primeros publicistas de España. Muchos anuncios de principios del siglo XX y especialmente los del Metro de Madrid, donde tenía la exclusividad, llevan su sello. Los Rochelt compraron el Palacio Mudela de Neguri a la familia minera Martínez de las Rivas.

Krutwig. Federico Krutwig Bartholome, nacido en Alemania en 1892, se traslada a Bilbao para representar a varias firmas de acero y maquinaria de su país. En la capital vizcaína se casa con Isidra Sagredo y decide establecerse como empresario, creando una consignataria de buques. Su hijo, Federico Krutwig Sagredo, se convertirá con el tiempo en uno de los ideólogos de ETA.

Mac-Mahon. Los primeros en llegar a Euskadi, en pleno siglo XVIII, son los hermanos Patrick y Therence Mac Mac Mahon Mac Curtain, que figuran ya en el censo de Bilbao en 1767. El segundo se casó con la vizcaína María Antonia de Zarazola Arteche y de este matrimonio derivaría una larga relación de empresarios vinculados especialmente con el Banco de Bilbao e Iberdrola y emparentados con los Ybarra, los Zubiria, los De la Sota o los Eulate. El más importante de ellos, Pedro Mac-Mahon Aguirre, primer marqués de Mac-Mahon, fue cofundador del Banco de Vizcaya y de la Compañía Marítima del Nervión.

O’Shea. Otra familia de origen irlandés, que primero se estableció en Valencia, curiosamente como militares para luchar contra el Ejército de Napoleón. Henry O’Shea crea una empresa de comercio exterior y después se convierte en banquero del Estado. Es uno de sus descendientes, José O’Shea Sebastián de Erice, ingeniero de minas de Altos Hornos de Vizcaya, el que se establece en Neguri, donde casa con Asunción de Artiñano Luzarraga. Entre sus hijos figuran la madre de Ana Patricia Botín (sus padres, Emilio Botín y Paloma O’Shea, se casaron en la basílica de Begoña) y la mujer de Jaime Castellanos, financiero fundador del grupo Recoletos.

Jacquet. El primero es el parisino Carlos Hipólito Jacquet Saint Mars, que se establece como comerciante en Bilbao en 1860. Se casa c