¿Qué ha pasado con las denuncias contra Google por abuso de posición dominante?

Hace un año las empresas Ciao (Alemania), eJustice (Francia) y Foundem (Reino Unido), a las que luego se unió Microsoft, demandaron a Google ante la Comisión Europea por abuso de posición dominante. A su juicio, el buscador dominante retrasaba en sus resultados las webs de estas compañías en beneficio de otros productos propiedad de la propia Google. ¿Qué ha ocurrido?


Es un caso sumamente interesante, pues esta queja afecta de forma creciente a multitud de páginas. Con la creación del nuevo algoritmo Google Panda, el problema no ha hecho sino aumentar y ya hay nuevas empresas, como la francesa Twenga, dispuestas a demandarle por competencia desleal. Argumentos no le faltan. Sus webs han caído en picado mientras que Google Shopping, que ofrece un servicio similar de comparación de precios, mantiene su posicionamiento.

Por si fuera poco, en la Comisión Europea le tienen ganas a las multinacionales de Internet, hasta el punto de que este año se ha abierto una investigación sobre la privacidad en Facebook. Pero Google no se anda por las ramas. Para este caso cuenta con los servicios de un lobbysta muy reputado, Antoine Aubert, ex funcionario del Ejecutivo de Bruselas.

Otra demanda similar aunque de corte distinto es la que abrió en 2010 la firma francesa Navx, que ofrece online bases de datos geolocalizadas de radares y a la que Google había cancelado, de motu propio, su cuenta de AdWords (publicidad). Navx le demandó por abuso de posicion dominante y le reclama una indemnización de 23 millones de euros. La Autoridad de la Competencia de Francia ya obligó a Google a reabrir la cuenta de publicidad y el caso está todavía pendiente de juicio en los tribunales galos.

Mientras esto sucede en Europa, donde se espera una resolución durante el primer semestre de 2012, en EE.UU. las cosas no tienen mejor pinta. TripAdvisor y Yelp, dos webs que recogen comentarios de usuarios, se han quejado repetidamente por el tratamiento que les da Google en los resultados de las búsquedas frente a los productos de la propia Google.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *