Ayudas europeas a proyectos energéticos en el programa Horizon 2020

European Commission
European Commission (Photo credit: tiseb)

La Comisión Europea ha puesto en marcha un ambicioso programa de financiación de proyectos de I+D bajo el nombre de Horizon 2020 y estos días se están presentando los diversos sectores que pueden acceder a estas ayudas. Entre los más beneficiados figuran el energético, que en Euskadi está muy desarrollado. Veamos cuáles son sus principales características.


– El programa va dirigido a organizaciones europeas que quieran desarrollar tecnología, especialmente orientada la eficiencia energética y la generación de energías limpias (renovables), pero también a las que sean capaces de mejorar cuestiones administrativas, financieras, sociales o regulatorias relacionadas con la energía. Así, se habla de innovación social y de proporcionar información y de motivar al consumidor para que pueda hacer cambios en su vida diaria que le permitan mejorar su eficiencia energética.

– El programa financia tanto el desarrollo de tecnología básica, como el de prototipos y demostraciones inéditas de un nuevo producto industrial. Así, entre los posibles proyectos citados por la Comisión destacan: tests de molinos flotantes, producción de energía en el mar, sistemas geotérmicos de mayor profundidad o generadores de calor y frío renovables.

– Varios capítulos están dedicados al almacenamiento energético y otros tres a lo que se conocen como “smart grids”.

– Otro tema que ha generado varios capítulos es el de los biocombustibles, incluyendo tanto su desarrollo como su transporte. También hay interés en financiar proyectos de investigación en torno al shale gas (gas natural en roca).

– Uno de los capítulos está dedicado específicamente a las “smart cities and communities” y lo que busca es financiar proyectos faro que actúen como catalizadores de otras zonas urbanas de la UE. Aquí se habla especialmente de buscar sinergias entre actores de tres ámbitos (energía, transporte y TICs) con el fin de probar tecnologías en 2 ó 3 ciudades y de establecer indicadores que permitan comparar “el nivel de inteligencia” de estas urbes.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *