Lo que me gusta y lo que no me gusta de Social Car, el P2P de coches

Dodge Grand Caravan photographed in Montreal, ...

Dodge Grand Caravan photographed in Montreal, Quebec, Canada. Category:Dodge RT Caravan Category:Avis Rent A Car System Category:Red minivans (Photo credit: Wikipedia)

Hace pocos días me he enterado de la existencia de Social Car, un negocio basado en intermediar entre conductores que usan poco su coche y personas que puntualmente necesitan un vehículo. Copia un modelo que está teniendo relativo éxito en otros países a través de firmas como RelayRides, GetAround, Wheelz o Zilok.


La necesidad que completa existe: hay personas que usan muy poco su coche y que podrían ganarse un dinero extra alquilándolo a terceros y hay mucha gente, cada vez más, que tiene que prescindir del vehículo pero que en algunos momentos podrían pagar un poco por tener uno disponible. Evidentemente, existen las compañías de rent a car, pero son relativamente caras.

Así, mientras PepeCar te cobra unos 50 euros por coche/día en Madrid, en Social Car por un vehículo similar te piden 35 euros. La empresa se queda con una comisión y transfiere el resto al propietario del automóvil. Pero lo que en principio es un negocio excelente, y muy apropiado para esta época de crisis, tiene también algunas pegas:

– El propietario del vehículo tiene que cambiar de seguro, para conseguir cobertura para otros conductores. Este es un tema peliagudo, pues a mí por ejemplo, me saldría casi 150 euros más caro (estoy asegurado con la compañía más barata, Direct Seguros). En EE.UU. ha habido, además, casos de accidentes donde el daño ha sido superior a la cobertura del seguro, lo que obviamente genera un problema serio del que debe responder el titular del seguro.

– Poner de acuerdo a dos personas con horarios diferentes puede ser complicado, especialmente en un país donde la seriedad y la puntualidad no son precisamente valores muy habituales. ¿Qué ocurre por ejemplo si el que alquila el coche se retrasa? Supongo que tendrá que pagar una hora adicional, pero no se dice nada de los múltiples inconvenientes que esto puede acarrear.

– La web de Social Car no dice nada sobre la limpieza y la gasolina, salvo si te lees las condiciones generales (el contrato) y son dos temas fundamentales. Cuando alquilas un coche a una empresa de rent a car sabes que te lo van a entregar limpio y con un mínimo de combustible. Lo debes devolver en el mismo estado y alguien se va a encargar de revisarlo. Sin embargo, con Social Car te puedes encontrar con una sorpresa, tanto si eres el propietario del vehículo como si eres el que lo alquila. Está previsto un sistema de indemnizaciones, pero me parece de difícil cumplimiento.

– No valen coches con más de 10 años. Esto lo dice la letra pequeña del contrato y creo que es una importante limitación, aunque lógica por otra parte.

– Conductor y propietario deben inspeccionar conjuntamente el vehículo antes y después de cederlo y registrar todas las anomalías o daños que visualicen. Esto me parece una tortura y es una enorme limitación, especialmente cuando se compara con un rent a car convencional, donde sabes que la compañía te da unas garantías en cuanto al estado del coche.

– Otra limitación es un posible mal mantenimiento de un vehículo. Cuando alquilas en Avis o en Pepecar sabes que sus técnicos vigilan periódicamente los coches. Es raro que encuentres un problema. Sin embargo, esa garantía no la tienes cuando alquilas a un particular que es más o menos descuidado. Te puedes encontrar con la sorpresa de que el coche se quede sin aceite o sin agua. El contrato de Social Car dice que conductor y propietario se deben poner de acuerdo sobre estos gastos y que la compañía no se hace responsable.

En otro orden de cosas, Social Car SL se constituyó en Barcelona en marzo de 2011 con el objeto social de hacer “car sharing”, que es algo distinto a lo que ofrece en cuanto se realiza con flotas de vehículos propiedad de la empresa que los alquila. Sus fundadores son Mar Alarcón y Francesc Queralt, este último socio también de Social Rent, SL, que parece ser la firma que ofrece los seguros, y de Social Energy, dedicada a la gestión de proyectos fotovoltaícos.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

23 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *