Badoo se come a las webs de relaciones personales

El negocio del amor en Internet está cambiando a marchas forzadas. Nuevas redes sociales como Badoo y aplicaciones que funcionan dentro de Facebook como Zoosk se están cargando a las dos empresas que monopolizaban este mercado hasta hace poco: Match y Meetic.


Badoo, que opera con un modelo freemium, es hoy la principal red social de origen europeo y registra unos ingresos anuales de 150 millones de dólares con 150 millones de usuarios. Es rentable. Zoosk, por su parte, alcanzó los 90 millones de dólares de facturación en 2011.

Badoo Party at LeWeb London 2012

Badoo Party at LeWeb London 2012 (Photo credit: Scott Beale)

Además, hay que mencionar a las nuevas empresas que han surgido para cubrir determinados nichos o a las que aprovechan muy bien el vídeo. Es el caso de eDarling, gestada en 2010 para dirigirse a personas de mayor edad que buscan relaciones más serias; de VideoDate y de Frimper.

Por el contrario, las webs clásicas de contactos, Match y Meetic, van de mal en peor. En los tres primeros meses del año, Meetic, que tiene su sede en Francia, ha perdido el 13% de sus usuarios (de pago) y el 11% de sus ingresos. Su facturación en ese periodo alcanzó los 41,2 millones de euros, todavía por encima de Badoo o Zoosk, pero en claro descenso.

¿Qué ocurre? Este es mi análisis:
– Zoosk está muy bien integrado en Facebook, cosa que no han sabido hacer Meetic y Match.
– Badoo tiene un modelo muy hábil, que empieza por captar al usuario y después le lleva a pagar casi sin darse cuenta.
– Zoosk y Badoo se han integrado más rápidamente en el móvil.
– Match y Meetic restringen su servicio a usuarios de pago, lo que limita mucho su capacidad de atraer nuevos usuarios.
– Match y Meetic pierden a sus clientes en cuanto encuentran una pareja, mientras que Zoosk y Badoo se parecen más a Linkedin, en cuanto una persona puede seguir usándolo aunque no esté buscando trabajo.

 

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *