Algunos beneficios de la Ley de Emprendedores

Logo of Ministry of Economy (Spain)

Logo of Ministry of Economy (Spain) (Photo credit: Wikipedia)

Reconozco que me han sorprendido muy positivamente muchas de las ventajas incluidas en la recién aprobada Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización. Solemos criticar a los políticos, pero esta vez creo que hay que aplaudirles por haber sabido escuchar lo que opinamos los que estamos en la pomada. Esto es lo que más me ha gustado:


– La posibilidad de abonar el IVA solo cuando los proveedores hayan pagado sus facturas, con lo que muchas pequeñas empresas con facturaciones inferiores a los 2 millones de euros dejarán de financiar al Estado. Si te interesa, no olvides que es preciso previamente acogerse al denominado régimen especial de devengo por criterio de caja. Otro matiz: no se podrá aplicar ni a las exportaciones ni a las prestaciones de servicios, con lo que mi amigo Jaime Estévez lo va a tener un poco crudo.

– El INE no podrá encuestarnos más de una vez si tenemos menos de 50 empleados. Contra este tema me quejé amargamente hace años y, a la vista de los comentarios, no he sido el único.

– Se relativizan las absurdas obligaciones de prevención de riesgos laborales, un gasto estúpido para todas aquellas empresas donde se trabaja con la cabeza y no con el cuerpo.

– Podremos decir adiós a ese panfleto denominado “Libro de Visitas” y que pasa a ser responsabilidad de la Inspección de Trabajo y no de las empresas.

– Podremos apoderar a alguien mediante documento electrónico, ahorrando los gastos notariales. En esto, por cierto, creo que hay mucho más recorrido.

– Se relativizan las obligaciones contables. En algunos libros podremos tener anotadas cantidades globales sin necesidad de apuntar cada operación.

– Los autónomos podrán darse de alta como “emprededores de responsabilidad limitada” para limitar su responsabilidad.

– Los nuevos autónomos de 30 años o más también podrán acogerse a las deducciones de entre el 80 y el 30%. ¡Qué pena no haberlo pillado en su momento!

– Lo mejor de todo, a mi juicio, es que a partir de ahora podremos convertir las deducciones por I+D en subvenciones a fondo perdido. Ya lo eran pero solo para las empresas que tienen beneficios y deben pagar impuestos. El problema es que muchas startups no ganan dinero precisamente porque están invirtiendo en I+D, con lo que el sistema era hasta ahora bastante contradictorio. La nueva ley establece que se podrá cobrar por las deducciones no aplicadas, con un máximo anual de 3 millones de euros aunque con un descuento del 20% sobre la deducción inicial.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

4 comentarios

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *