Para construir Europa habría que suprimir el roaming

Apple iPhone 3GS, Motorola Milestone and LG GW60

Apple iPhone 3GS, Motorola Milestone and LG GW60 (Photo credit: Wikipedia)

Me han parecido insuficientes las medidas adoptadas por el Parlamento Europeo para reducir el coste del roaming con smartphones. Actualmente, cuando uno sale de su país, o apaga los datos de su móvil o se arriesga a recibir un importante facturón. Y la solución no es reducir las tarifas.

La única medida que habría permitido construir una Europa de verdad es dictar que el coste por el uso del móvil en otros países de la UE fuera el mismo que en el propio. Es decir, que no haya que pagar más por cruzar una frontera, una medida que habría contruibido más a virtualizar estas viejas divisiones territoriales.

Los europarlamentarios no se han atrevido. ¿Quizás por la presión de las operadoras? Y me sorprende que califiquen como un éxito una serie de medidas que sí que reducirán los precios progresivamente pero que no contribuyen de ninguna manera a crear una verdadera Europa unida.

Mientras no se adopte una solución definitiva, muchos seguiremos teniendo que apagar nuestro smartphone al visitar otros países, usando mapas de papel en lugar de Google Maps y dificultando nuestro trabajo al no poder conectarnos a Internet. La única alternativa real seguirá siendo tener dos tarjetas SIM en el bolsillo: una la habitual cuando estamos en casa y otra para ese país al que acudimos con cierta frecuencia.

Europa consiguió el liderazgo mundial de las telecomunicaciones gracias a la estandarización del GSM. Hoy su oportunidad habría sido crear un inmenso mercado digital accesible desde un smartphone, pero se está dejando pasar de largo, consolidando el éxito norteamericano en este campo.

Estas son, por cierto, las medidas adoptadas:

– Liberalización de la provisión del roaming, de tal forma que podamos utilizar un operador para nuestras conexiones normales y otro distinto cuando viajamos por el extranjero. Esto no llegará hasta el 1 de julio de 2014.

– A partir del 1 de julio de 2012 los SMS costarán un máximo de 9 céntimos en la UE y la descarga de un mega supondrá 70 céntimos. En 2014 esta última tarifa se reducirá hasta los 20 céntimos.

– Cuando superes un consumo de 50 euros, el operador tendrá que avisarte.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *