¿Y si hoteles y taxistas se alían con Airbnb y Uber?

airbnbYa nadie duda que Airbnb y Uber, aunque el segundo en mucha menor medida en Europa, están revolucionando dos sectores económicos tan importantes como el de los hoteles y los taxis. La reacción inicial de los afectados está pasando por el lobby político para establecer nuevas regulaciones restrictivas y la presión callejera al mejor estilo siciliano. En el ámbito de los taxis también han surgido nuevas aplicaciones de móvil que rivalizan con Uber con modelos “más integradores”, pero en el de los hoteles pocas estrategias “tecnológicas” estoy viendo entre los operadores clásicos.


Con dos excepciones: Room Mate y Hyatt. La primera cadena, creada por Kike Sarasola en Madrid, ha puesto en marcha hace un año Be Mate, una mezcla entre hotel y Airbnb en cuanto los huéspedes se lojan en apartamentos particulares pero gestionadas por una empresa. No hay datos de cómo le va, aunque a mi juicio el modelo ofrece demasiadas desventajas respecto a Airbnb para el propietario de la casa: falta de acceso a la comunidad internacional de “usuarios-clientes” de Airbnb y dependencia respecto de una empresa con intereses contrarios (¿me mandarán a mí el cliente o se lo quedarán ellos en su hotel?).

Es cierto, eso sí, que Be Mate tiene la ventaja para el dueño de la casa de poder despreocuparse de limpieza y recepción de los huéspedes, pero no es difícil encontrar particulares dispuestos a realizar estas labores en un país con un 20% de paro.

Hyatt, por su parte, ha firmado una alianza con Onefinestay, un competidor de Airbnb en Londres, de tal manera que sus clientes puedan contratar un mix de apartamento de lujo y de alojamiento provisional en el Hyatt Regency London en caso de que lleguen antes de tiempo. Además, Hyatt es inversor de Onefinestay, lo que habla con claridad de su apuesta por este modelo.

2 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *