La imponente presencia del móvil en Guatemala

movistarUna de las cosas que más sorprenden a un viajero que irrumpe en Guatemala es la elevadísima presencia de los operadores de telefonía móvil. Claro (propiedad de la mexicana Telmex), Movistar (propiedad de Telefónica) y Tigo (propiedad de la luxemburguesa Millicom) están en paredes de casas, quioscos y en carteles repartidos por doquier. Incluso en la aldea más remota. Hay al menos un móvil por cada habitante, aunque en la mayor parte de los casos sean frijolitos (teléfonos simples y baratos). Por eso sorprende encontrar algún punto en Guatemala en el que no haya cobertura.


Pero existen. En la quinta jornada de la Twitpanamericana nos hemos encontrado, casi por sorpresa, en uno de esos sitios, Semuc Champey. En medio de la selva donde operaba la guerrilla, tras atravesar un camino de cabras de 20 kilómetros repleto de barrancos y charcos que parecían lagunas, llegamos a este pequeño paraíso en el que la electricidad sólo funciona algunas horas al día.

De Internet mejor olvidarse, claro está. ¿Y el móvil? Tampoco había cobertura. Aunque sí era posible llamar si uno se acercaba a una colina próxima y elevaba el móvil tres manos por encima de su cabeza al mismo tiempo que encendía el altavoz del terminal para poder escuchar a su interlocutor. Simplemente, alucinante. Pero los responsables de los hoteles de la zona ya se habían acostumbrado.

Toda la zona que rodea a este reducto turístico es la única de toda Guatemala en la que hemos encontrado dificultades para manejar el móvil. También es la más pobre. Eso sí, al iPhone le encontramos una nueva funcionalidad: la de linterna. Y bravo por Steve Jobs, ya que este móvil nos salvó de un disgusto mientras volvíamos, en medio de la noche, de una excursión por la selva.

Otro día hablaremos de las tarifas de la telefonía móvil, tanto para voz como para datos, que son tremendamente bajas en Guatemala. ¿Por qué? Probablemente porque instalar antenas es relativamente sencillo para los operadores, lo que favorece la extensión de la red y, por consiguiente, la reducción de costes y de precios. Además, la competencia es muy fuerte, con las dos compañías líderes en América Latina a la caza del cliente.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *