Todo lo que siempre quisiste saber sobre Slab City, un Burning Man gratuito

Durante mis últimas vacaciones en California aproveché para visitar un pueblo de okupas legales, Slab City, «el último sitio libre de América«. Lo había conocido en una película y tenía mucha curiosidad por ver cómo funcionaba una ciudad en el que se instala quien quiere, donde hay arte a patadas y donde teóricamente no hay ley. Es una especie de Burning Man gratuito.

Así que me planté en esta ciudad, situada en el desierto, junto a un mar de agua salada y aprovechando las plataformas de cemento (slabs) que restan de una antigua base militar. Hablé con varios lugareños, hice algunas fotos y tomé varias notas, que ahora comparto en modo pregunta-respuesta.

¿Quién vive aquí?
Abundan los anarquistas, que buscan uno de los últimos lugares «libres» del planeta, y, sobre todo, los artistas. Aunque hay un par de centenares de personas que viven permanentemente en Slab City, la mayor parte de la población solo pasa unos meses aquí, en invierno. El verano es especialmente duro, por el calor.

¿En qué tipo de casas viven?
No hay edificios. La mayor parte de los habitantes de Slab City viven en caravanas, un vehículo especialmente habitual en EE.UU. Pero también hay alguna tienda de campaña y personas que llevan más tiempo y han construido estructuras de madera o metal que les aislan mejor del calor.

¿Hay calles?
Hay caminos de tierra más o menos habilitados para que puedan ser transitables.

Si quieres vivir en Slab City, ¿dónde te puedes instalar?
En teoría, donde quieres, siempre que esté libre. Pero lo cierto es que las personas se juntan por barrios, donde más o menos se conocen y se protegen.

¿Hay hoteles?
No, pero sí hay varios espacios habilitados para su alquiler en Airbnb. Hay que decir que en Slab City hay muchos emprendedores: personas que comienzan pequeños negocios con muy pocos medios pero mucho entusiasmo. Así, hay varias granjas, bares y profesionales diversos, como los guías turísticos o el que se dedica a instalar placas solares.

¿Es un lugar peligroso?
Por la noche, puede ser. Hay que tener en cuenta que la ilegalidad de la ciudad atrae a algunas personas que huyen de la justicia y a otras que quieren estar a su aire. Me dijeron que últimamente había bastantes drogadictos. Sea como fuere, no es realmente una ciudad sin ley. Cuando le llaman, la Policía se planta en Slab City.

¿Qué tipo de arte se hace en Slab City?
Todo lo que te puedas imaginar. La gente de Slab City es muy creativa, tanto en lo que al arte respecta como a la hora de buscarse la vida y convertir un trozo de arena de desierto en un pequeño vergel. En la entrada está Salvation Mountain, una colina que un tal Leonard Knight ha convertido a lo largo de los años en un inmenso y colorido monumento a la paz. Tiene hasta su propio restaurador. Pero cualquier esquina de Slab City está repleta de viejos objetos, incluidos algunos vehículos, convertidos en curiosas piezas de arte.

¿Qué se puede hacer allí?
Además de vivir/sobrevivir, hay una biblioteca, un jacuzzi natural, alguna iglesia, un recinto de conciertos y un par de algo parecido a bares. Todo ello mantenido de forma voluntaria, aunque no siempre altruista.

¿Hay Internet?
Por móvil, como en cualquier otro lugar habitado de EE.UU. A 5 kilómetros hay una ciudad.

¿Y agua?
No hay agua ni alcantarillado. Como no todo el mundo puede ir a comprarla, un habitante de Slab City ha puesto en marcha un negocio de suministro semanal de agua con camión. El alcantarillado es otra historia. Generalmente, cada persona se construye su propia letrina haciendo un agujero, más o menos grande, en el suelo. Es cierto que, al ser terreno arenoso, todo filtra rápido.

¿Y electricidad?
Tampoco. Afortunadamente, las placas solares han evolucionado sustancialmente y hoy casi todo el mundo utiliza este tipo de energía en Slab City. También hay algún que otro generador de gasoil.

¿Y si se produce una emergencia?
Lo cierto es que, a este nivel, funciona como cualquier otro punto de EE.UU. Las ambulancias, los bomberos o los coches de policía se acercan a Slab City cuando los reclaman.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *