Cuando el administrador de una empresa no hace bien su trabajo, responde con su patrimonio personal: el caso Makalu Goxo

Makalu Goxo es una pastelería creada en Zumarraga en 2015 y que cerraría no mucho después dejando unos cuantos impagos. Uno de los proveedores era Kaiku, al que la sociedad gestora del comercio le dejó sin pagar 3.689,16 euros por “suministro de frutas”. El fabricante de yogures llevó el tema a los tribunales y ha conseguido que el administrador de Makalu Goxo se tenga que hacer responsable de las facturas.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)
Tags: