Así iban a funcionar los tests de coronavirus de Gamesa que ha confiscado el Gobierno central

Tras llegar a un acuerdo con el comité de empresa, Siemens Gamesa adquirió algo más de 1.000 tests rápidos de coronavirus en China y tenía todo listo para implementarlos entre sus empleados. Hasta que hoy el Gobierno de España los ha confiscado. Así iban a funcionar:

  1. El trabajador acude a una de las clínicas Quirón.
  2. Allí un sanitario le extrae una gota de sangre que se deposita en un bote en el que se agregan unas gotas de disolución.
  3. Tras 15 minutos, se obtiene el resultado: infectado en ese momento, infectado anteriormente o no infectado. La fiabilidad es del 94,2%.

Siemens Gamesa iba a ser la primera empresa española en realizar este tipo de análisis, empezando por sus técnicos de mantenimiento de parques y siguiendo por los de planta. Se iban a realizar los tests incluso a trabajadores de ETT y subcontratas que acuden a los centros de la empresa. En cualquier caso, Siemens Gamesa los considera “imprescindibles”.

Esta medida iba acompañada de otras y especialmente la clausura de las zonas abiertas, incluidos los comedores. En la comunicación de la puesta en marcha de los tests, la compañía recordaba que no ha aplicado un ERTE en ninguna de sus plantas, pese a que algunas están cerradas tras detectarse algún caso de coronavirus.

¿Es legal esta confiscación? Sí, porque el estado de alarma faculta al Gobierno a apropiarse de bienes privados sin siquiera justificación. Eso sí, tendrá que pagarlos, ya que la normativa le obliga a abonar el coste del material confiscado a entidades privadas.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *