Tecnalia sigue pegándose en los tribunales con el Ministerio de Ciencia por unas subvenciones de 2011

Una de las principales ventajas financieras de los centros tecnológicos es que la morosidad es residual en su actividad. Aunque tarde, las subvenciones públicas se terminan pagando y sus clientes también abonan sus facturas a tiempo, ya que de lo contrario no podrían cobrar las ayudas concedidas. Con una excepción: el Ministerio de Ciencia, que le dejó en 2011 a Tecnalia un marrón multimillonario.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín: