La revista Capital dedica este mes un reportaje a la getxotarra Begoña Zunzunegui, fundadora de la cadena de tiendas y fabricante de productos de decoración Becara, que nació en Madrid y ya tiene presencia en medio mundo. Los principales miembros de la jet set española compran en sus comercios.

begoCuriosamente, hay muchos vascos que han creado cadenas importantes de tiendas de decoración. Es el caso de Musgo, propiedad de la familia donostiarra Riu, y también de La Oca, cofundada por el vizcaíno Fidel Gaztelu, el mismo que hoy gestiona los establecimientos Home y MA Sofa. Por no hablar de Gastón y Daniela. Puede ser una mezcla de gusto estético, de influencia británica y de tradición burguesa.

Sea como fuere, Begoña Zunzunegui es hoy una empresaria que ha alcanzado un alto reconocimiento. En 2004 el Gobierno le concedió la medalla de oro al mérito en el trabajo. Por entonces mandaba el PP, un partido con el que según las malas lenguas tiene una buenísima relación, hasta el punto de que una de sus hijas está casada con un ex diputado popular. Además, la lista de bodas de la hija de Aznar estaba en Becara.

La primera tienda nace en Madrid en 1964. Entonces, su marido, Juan Andrés Aranguren, hijo del promotor de Ensidesa, ve cómo quiebra la acería que gestionaba, lo que obliga a la familia a replantearse su futuro. Begoña Zunzunegui tenía entonces 25 años y cuatro hijos, pero muchas ganas de sacar a la familia adelante. Así que puso en marcha, con la ayuda de dos hermanas, un almacén de regalos para proveer a las principales tiendas de Madrid. Becara viene precisamente de las siglas de las tres: Begoña, Carmen y Amalia.

Empezaron con pocos medios. “Lo hacía yo todo. Mi casa era la oficina y almacenaba toda la mercancía en una antigua y destartalada cochera que no disponía de luz ni teléfono”, reconoce en la revista Capital, quitando cierto misticismo a lo que hoy es una cadena de tiendas para ricos. “Ella era todos los departamentos empresariales: diseñaba, vendía, cobraba, repartía -con un 2CV- y todos los beneficios sobrantes de su apretada economía familiar los revertía en la empresa”, relataba su yerno, el ex diputado Jorge Trías, en ABC hace unos años.

¿Cuál es el secreto de su éxito? Además de los costes ajustados, parece que Zunzunegui tenía una cierta intuición y no dudó a la hora de viajar a Inglaterra para traer de allí las últimas tendencias en decoración ni a Asia para importar productos. Hoy en día, ella sigue, con la ayuda de sus hijos, detrás del negocio, que ya vende en 40 países (exporta el 55% de su producción), factura 30 millones de euros y emplea a más de 200 personas en sus tiendas españolas y a un par de miles en sus fábricas de Asia.

(Actualización 20.10.09) El Correo añade hoy algunos detalles adicionales sobre Zunzunegui, como que introdujo a la firma Armani en España o que Becara nació para monetizar los consejos que la empresaria ya venía dando a todas sus amigas a la hora de encontrar buenas ideas para regalos. Su primer producto fueron vasos de Portugal que coloreaba con tonalidades azul-verdoso.

(Actualización 23.12.09) El Confidencial confirma hoy el cierre de la principal tienda de Becara en Madrid por decreto municipal. En la noticia se habla de licencias concedidas de manera irregular por parte del Ayuntamiento.

(Actualización 6.01.11) Otra firma de origen vasco que lo está pasando mal es Musgo, que ha entrado en concurso de acreedores.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Temas: , , , ,