Hay un dicho financiero que dice “si debes mil dólares a un banco, el problema es tuyo; si le debes un millón, el problema es del banco”. Las