Por qué no hay que tener miedo a Uber y por qué Europa no innova

London anti-Uber taxi protest June 11 2014 035
London anti-Uber taxi protest June 11 2014 035 (Photo credit: David Holt London)

Las protestas de los taxistas españoles (y de otros países europeos) demuestran a la perfección cuál es el problema endémico que afecta al Viejo Continente y que está detrás de su cada día mayor retraso tecnológico. Allí donde mandan los negocios oxidados y lo hacen a base de la fuerza y la amenaza, tiene muy poco sentido innovar. Más aún cuando a Uber nadie debería tenerle ningún miedo en Europa.


Me explico. Uber es un servicio de transporte ideal para gente con pocos recursos que no puede utilizar otros servicios públicos, como el autobús o el metro porque no están disponibles en sus zonas. Es decir, solo sirve en América, donde tener coche es prácticamente obligatorio. Simple y llanamente, Uber no tiene sentido alguno como negocio en una Europa donde el transporte público está generalizado.

Protestan contra esta startup los ignorantes que tienen miedo a cualquier cambio y que están dispuestos a defender con uñas y dientes negocios creados a base de decreto y de especulación y que no serían capaces de competir en un mercado libre. Más aún en ciudades como Madrid, donde el taxi tiene un precio relativamente bajo y una calidad nefasta. Yo ya no lo cojo nunca, harto de que me intenten timar una de cada dos veces que me meto en uno de estos vehículos.

Que el Gobierno salga en defensa de los taxis a base de multas es simplemente un atentado contra la inteligencia. Y una llamada para que los que los que creemos que el futuro pasa por crear cosas nuevas hagamos las maletas y nos marchemos a otras zonas del mundo donde el ecosistema es más acogedor.

14 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *