La moda de las cadenas de zumos recién exprimido: Zumal y Juicy Avenue

juicy avenueConsolidada ya la moda de las cadenas de yogures helados, parece que ahora se impone una nueva tendencia en España: la de las franquicias de zumerías o establecimientos en los que tomar zumos recién exprimidos y algo de comer “sano”. Hay ya dos gestadas en Madrid, Frutal y Juicy Avenue, que están empezando a hacer ruido.


Esta moda tan saludable viene de EE.UU., donde hay dos cadenas con cientos de establecimientos que entran dentro de esta categoría, Jamba Juice y Juice It Up. Las dos nacieron en California y se han extendido por todo el país en los últimos años de la mano de los hipsters y de los amantes de la alimentación natural.

El brote ha germinado en más países. Ahí están la chipriota Squeeze o las malasias Boost y Juice Works. En España hay muchas cafeterías en las que sirven buenos zumos y cada vez hay más. Ciudades como Barcelona tienen decenas de ellas, algunas con más de un establecimiento, como Zuum, Green Shots o Juicy Jones.

Pero es en Madrid donde han surgido las primeras cadenas que se están franquiciando. Y es que para abrir una de estas cafeterías (en algunos países se denominan bares) basta con un local muy pequeño (en Frutal hablan de 20 metros cuadrados) y de una inversión de un mínimo de 50.000 euros que va destinada a pagar el coste de la agencia, la decoración y la máquina licuadora.

¿Les va bien? Acaban de empezar, aunque a mí personalmente me da mejores vibraciones Juicy Avenue que Frutal. Creo que está haciendo un mejor marketing, pese al fallo que supone tener mal enlazadas algunas de sus redes sociales. Sirva también de aviso que en varios artículos se dice que Frutal tenía hace unos meses cuatro establecimientos pero en su web solo figuran tres.

Me da también la sensación de que el abanico de productos de Juicy Avenue es un poco más amplio. Además de zumos, yogures helados y smoothies, han apostado por bagels, ensaladas y crepes recién hechas. En Frutal son quizás menos yanquis en los tipos de productos y presumen precisamente de “mediterráneos”.

Es cierto, en cualquier caso, que Juicy Avenue parece una réplica de la americana Jamba Juice y Frutal ha apostado más por la venta para llevar (take-away), por lo que sus locales son menos espaciosos. Son dos modelos relativamente distantes, pese a la apuesta común por productos saludables.

Detrás de Frutal está el empresario Javier Ramírez Escribano, mientras Juicy Avenue tiene dos socios, el matrimonio formado por el canario Alberto Banchio y la vasca Sandra López de Erentxun. Los dos se conocieron en Madrid y, mientras trabajaban en China, se dieron cuenta del potencial de las zumerías.

Abrieron la primera en 2011 en el centro de Madrid, siguieron inaugurando alguna más y en 2015 les surgió la oportunidad de expandirse a Dubai a través de un sistema parecido al de las franquicias. Una de sus principales ventajas, la compra colectiva de la fruta, les ha servido de bien poco en este emirato, hasta el punto de que han tenido que cambiar los ingredientes de muchos de sus zumos.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *