Inteligencia artificial en Euskadi: muchas oportunidades en amplios sectores

Aunque asociada generalmente al cine futurista, la inteligencia artificial está penetrando en los últimos años en todas las capas de la sociedad vasca. Decisiones de negocio, de precios, de ingresos hospitalarios, de tráfico o incluso de qué anuncio publicitario vas a ver en esta web dependen de una máquina que toma en cuenta un sinfín de factores en tiempo real, con mucha mayor precisión que un ser humano. Y unida a sensores que transmiten datos constantemente genera unas enormes oportunidades en las fábricas a través de lo que se ha venido a conocer como Industria 4.0.

Por todo ello, el Gobierno Vasco y la Diputación de Gipuzkoa están diseñando estrategias propias de inteligencia artificial que en el caso del Ejecutivo de Vitoria-Gasteiz incluyen un centro de trabajo específico. Tampoco es casualidad que la práctica totalidad de las universidades de Euskadi, incluida la Estia de Bidart, hayan lanzado grados especializados que unas veces son de inteligencia artificial y otras de data analytics.

Si miramos los resultados en términos de startups gestadas en Euskadi para atender este campo, cabe hablar de éxito rotundo. La suma de sensores a precios asequibles, conectividad por doquier y plataformas de gestión y analítica de datos en la nube que facilitan la inteligencia artificial está centrando ahora mismo la creatividad emprendedora y la innovación vascas.

Hay que recordar que lo que estas tecnologías hacen básicamente es aprender automáticamente de lo que anteriormente ha decidido un humano en función de ciertos parámetros que se pueden medir en tiempo real. Si se siguen analizando esos datos, algo que se realiza con sensores situados en lugares estratégicos y conectados permanentemente a través de Internet, se puede intuir en qué línea seguiría actuando una persona.

Sea como fuere, estos son los campos en los que más se está aplicando la inteligencia artificial a día de hoy en Euskadi:

Salud

Gran parte de las imágenes de escáneres y rayos X se analizan hoy en día con inteligencia artificial. La máquina compara cientos de miles de imágenes de diversos pacientes para buscar parámetros comunes. Otros casos de aplicación de la inteligencia artificial a la salud en Euskadi incluyen a:

  • Sherpa AI: su análisis de necesidad de camas para el covid-19 en los hospitales vascos encaja en este capítulo.
  • OSI de Tolosaldea: tiene un proyecto para simplificar el proceso de cribado de retinopatía diabética analizando las imaǵenes con la ayuda de inteligencia artificial.
  • Legit Health: soluciones para el diagnóstico precoz y el seguimiento remoto de pacientes con patologías cutáneas.
  • Cancerappy: análisis automático de grandes cantidades de información sobre oncología.
  • Accexible: determinación del deterioro cognitivo de una persona a partir de características de su habla.
  • SSI e Ibermática: monitorización de personas mayores en sus hogares.
  • NorayBio: diagnóstico del melanoma cutáneo a partir de imágenes que permiten analizar la evolución de las manchas.
  • Sophia Genetics es una startup con sede en Ginebra pero fundada por el vasco-francés Jurgi Camblong y con un centro de I+D en Bidart. Es precisamente el líder mundial en la aplicación de analítica de datos a la investigación médica.

Moda

La inteligencia artificial se emplea para determinar cuáles son las tendencias y así poder dar consejos personalizados al consumidor de ropa a la hora de comprar o incluso de vender. Hay cuatro startups vascas trabajando en este campo:

  • Lookiero: envía periódicamente a sus clientas ropa recomendada mediante inteligencia artificial.
  • Naiz Fit: calcula un tallaje de ropa para una persona a partir de fotos hechas con el móvil
  • Micolet: automatiza los precios de los productos de moda que comercializan sus clientes a través de su plataforma y optimiza automáticamente las imágenes de las prendas.
  • Runnea: aplica inteligencia artificial a la identificación de la zapatilla más adecuada para cada runner.

Detección del fraude

Al margen de todas las firmas de ciberseguridad, que empezando por Panda, la pionera, emplean inteligencia artificial en sus productos de múltiples maneras, hay que tomar en cuenta estos casos:

  • Kirolbet está desarrollando un sistema de inteligencia artificial para detectar anomalías en las apuestas deportivas en tiempo real.
  • La startup alavesa Brave Corporation ha desarrollado un sistema capaz de intuir la edad de un usuario de Internet mediante inteligencia artificial. Su principal utilidad es restringir el acceso a contenidos para adultos.

Marketing

El mundo del marketing y la publicidad también se está aprovechando de la inteligencia artificial para mejorar su eficacia y automatizar labores que hasta hace bien poco requerían la costosa intervención humana.

  • Placebo. Esta agencia madrileña que trasladó recientemente su sede en Bilbao ha desarrollado un sistema de compra programática de publicidad. Todo está automatizado con inteligencia artificial.
  • Smarbrand. Está agencia está desarrollando DWX, una plataforma de inteligencia artificial capaz de adaptar una web al entorno en tiempo real.
  • Elhuyar. Esta fundación ha extendido su actividad al ámbito de las tecnologías lingüísticas con un producto que mide la reputación de una organización en función del tono de las noticias publicadas sobre ella en los medios de comunicación y foros de Internet.

Gestión empresarial

La inteligencia artificial tiene múltiples usos en la optimización de la gestión internas de las compañías. Desde los recursos humanos hasta la propia contabilidad

  • Un ejemplo lo pone Iberdrola, que ha reducido un 6% la duración de las llamadas a sus ‘call centers’ al optimizar con inteligencia artificial las búsquedas que realizan sus empleados.
  • Otro caso es el de Atelei, que ha creado una plataforma orientada a la prevención de riesgos laborales en fábricas a través de la medición de la concentración de partículas y gases.
  • La startup donostiarra Sabbatic aplica la inteligencia artificial a la lectura de lo que hay en un ticket de compra, sea de la empresa que sea, para su incorporación automática al sistema contable de una organización.
  • Kevo Technologies, una startup guipuzcoana, desarrolla interfaces conversacionales que permiten a las empresas automatizar procesos de comunicación con sus clientes, tanto comerciales como de tipo administrativo (procesamiento de pedidos). A estas tecnologías se les denomina genéricamente RPA, siglas en inglés de Automatización Robótica de Procesos.

Smart city

En la gestión de los recursos públicos hay numerosos campos en los que se está empleando la inteligencia artificial. Entre los más conocidos destacan los siguientes:

  • Asimob. Esta startup bilbaína ha desarrollado una tecnología que es capaz de digitalizar de forma automática el estado de las carreteras.
  • Detección del fraude fiscal: cruzar datos de las relaciones entre contribuyentes y sus declaraciones de impuestos, de arrendamientos y del registro mercantil. Una herramienta de este tipo la emplea la Hacienda de Gipuzkoa para establecer prioridades en la inspección.
  • Gestión de las basuras, cuyos contenedores se están llenando de chips que analizan lo que hay dentro para establecer las mejores rutas para los camiones de recogida y los mejores emplazamientos para los depósitos. Dos empresas vascas operan en este terreno, NexMachina y Masermic-Hispavista, aunque por el momento a nivel más experimental que comercial.
  • Medición de la distancia social en caso de grandes aglomeraciones, algo que hace la startup Dronak con ayuda de drones.
  • Gestión turística. Ingartek recibió un premio en América Latina por un proyecto para mejorar la gestión turística de las ciudades con la ayuda de big data captado de los visitantes.
  • El Ayuntamiento de Pamplona utiliza inteligencia artificial para analizar los datos recogidos de un escáner láser que lanza luces sobre los árboles con el fin de inventariar la masa forestal de sus montes.

Finanzas

Es uno de los sectores que, por su digitalización y elevados márgenes, más rápidamente ha implementado tecnologías de inteligencia artificial, especialmente para reducir el papel de los analistas. Entre las startups vascas que operan en este campo hay que destacar a:

  • Finanhub: su software decide automáticamente en qué fondos conviene invertir en función del perfil de riesgo de cada cliente
  • ZM: automatiza las inversiones en bolsa con la ayuda de algoritmos predictivos.
  • Solvenup: recomienda productos financieros en base al big data.

Educación

La enseñanza se está digitalizando a marchas forzadas y una de las tendencias es la automatización de la labor del profesor con técnicas de inteligencia artificial.

  • El colegio vitoriano Urkide dispone de un sistema que analiza la trayectoria académica de cada alumno para, a partir de ahí, personalizar la enseñanza que se le va a impartir. El desarrollo ha correspondido a las empresas Inika e Ibermática.
  • En la misma línea educativa se sitúa Smowl, un spinoff de Vicomtech que reconoce facialmente a los estudiantes con el fin de detectar comportamientos incorrectos. Es decir, garantizar que quien se presenta al examen y a clase, más aún cuando es online, es realmente el alumno y no un impostor.

Movilidad

Las posibilidades de la conducción autónoma han disparado la aplicación de la inteligencia artificial al transporte. Aunque los grandes desarrollos técnicos en este área han sido protagonizados por startups norteamericanas e israelíes, hay que destacar un proyecto vasco.

  • Irizar ha puesto en circulación, junto a Tecnalia y Ceit, un autobús sin conductor en Málaga. Tecnalia ya había estado probando anteriormente un minibús sin conductor en el Parque de Miramon.

Deporte

La unión de visión artificial y analítica de datos permite automatizar y optimizar muchos trabajos relacionados con la actividad física.

  • La startup guipuzcoana Futboltek, que lo aplica a los entrenamientos de los grandes deportistas.
  • La startup vizcaína Sportsolution se ha especializado en la precisión de las mediciones de los saltos de longitud.
  • Otro caso es el de Olocip, que a través de la inteligencia artificial es capaz de predecir el rendimiento de los jugadores. Es madrileña pero su CTO es vasco.

Industria

Han surgido un sinfín de empresas que implementan soluciones de inteligencia artificial para optimizar la producción en base a los datos que se van generando en la fábrica o de las imágenes hechas en tiempo real a los productos que están siendo fabricados. Algunas de ellas la aplican para terceros, a modo de consultoría, como es el caso de Datu(a), Decidata, Xabet, Developair, Lis Solutions, Solid Machine Vision, Skootik, Ikustec, Aldakin o incluso algunas más grandes, como Ikusi-Velatia o Ibermática, que tienen divisiones especializadas.

El fundador de Xabet, Alberto Conde Mellado, desarrolló anteriormente la analítica de datos para la predicción de fallos en los molinos de viento o en los trenes a través de Nem Solutions, startup entonces participada por Siemens Gamesa y CAF. Este mantenimiento predictivo tiene más protagonistas en Euskadi:

  • Orona está desarrollando, junto con el centro tecnológico Ikerlan, un sistema de monitorización y predicción de defectos en ascensores con la ayuda de sensores localizados en su interior y de algoritmos que interpretan los datos recibidos. La intención final de Orona es ofrecer un servicio de mantenimiento predictivo a través de Internet que alargue el ciclo de vida del producto y reducta los costes de su mantenimiento.
  • Urola fabrica maquinaria para packaging y hace mantenimiento predictivo mediante una plataforma cloud conectada a las máquinas para monitorizarlas en tiempo real. De esta manera, ofrece nuevos servicios al cliente como auditoría o tendencias. Ya tiene 20 sistemas de este tipo por todo el mundo.
  • Atten2 ha desarrollado, de la mano de Tekniker, unos sensores ópticos que monitorizan la condición del aceite de los componentes mecánicos. Miden su degradación, contaje, tipo y tamaño de partículas con el fin de predecir averías y generar alertas.
  • Danobat integra en una plataforma cloud todas sus máquinas para monitorizarlas. A partir de ahí puede ofrecer servicios avanzados de mantenimiento o de optimización de procesos.
  • Ibermática y la ingeniería Wind Recycling han desarrollado una plataforma tecnológica basada en inteligencia artificial que incrementa la eficiencia en el mantenimiento de los parques eólicos. Ibermática ha desarrollado algo parecido con Tekniker para monitorizar automáticamente diversos elementos de las máquinas industriales para predecir si algo va a fallar. Define unos patrones fiables de comportamiento que después compara los reales.
  • La firma Zeuko ha aplicado el mantenimiento predictivo a los equipos elevadores. Además de reparar ascensores, ahora es capaz de monitorizarlos para avisar cuando hay riesgo de que ocurra algún incidente.
  • El investigador de la UPV Heriberto Pérez ha desarrollado unos algoritmos que son capaces de prever cuándo se va a deteriorar el firme de una carretera. Se está aplicando ya en Bizkaia.

Otro campo de innovación industrial con inteligencia artificial es el de la eficiencia energética. Con ayuda de datos extraídos en tiempo real del interior y del exterior de una planta, es posible prever qué necesidades va a haber de calefacción o refrigeración. De esta manera, el sistema se adapta para garantizar el menor consumo energético posible. Operan en este terreno las siguientes empresas vascas:

  • Enerlogix es una startup especializada directamente en este tema.
  • BigDa Solutions ha implementado sistemas de este tipo en Volkswagen Landaben y Mercedes Vitoria.
  • Tecnalia y Gestamp han implementado algo similar para detectar ineficiencias energéticas en plantas industriales. Su sistema aprende a partir de un conjunto de datos históricos de diversos parámetros que compara con las mediciones en tiempo real.
  • Sener ha desarrollado un sistema de control del aire del Metro de Barcelona que determina el nivel de ventilación en función de parámetros como la temperatura, la humedad o la polución, analizados mediante inteligencia artificial. El objetivo es doble: mejorar el confort de los pasajeros y ahorrar energía.
  • Optimitive. Esta startup alavesa gestada en Leia (Tecnalia) dispone de un producto especializado en eficiencia energética para industrias de proceso continuo, como plantas eléctricas, papeleras o cementaras.

Más amplio es todavía el capítulo de empresas que aplican la inteligencia artificial para lograr incrementos de productividad y de eficiencia con la ayuda de visión artificial y de máquinas conectadas.

  • Vicrila está instalando en su fábrica de Leioa robots que identifican cuándo un vaso está defectuoso, una labor que hasta ahora hacían personas físicas. Algo similar tiene Sidenor para sus barras de acero en la fábrica de Basauri.
  • La fábrica de Mercedes de Vitoria hace pasar a todos los coches por una zona donde, mediante fotografías e inteligencia artificial, se identifican fallos en la pintura.
  • Microdeco dispone de un sistema de control de defectos superficiales mediante visión artificial implementado por la firma alavesa Solid Machine Vision.
  • Ulma coloca sensores en los canales de drenaje que fabrica con el fin de vigilar todo el proceso y detectar posibles incidencias.
  • Orkli monitoriza datos de las soldaduras con un sistema desarrollado con la ayuda de Mondragon Assembly que detecta fallos y predice los siguientes ciclos de soldadura.
  • Biurrarena dispone de un sistema que recoge diversos datos que ayudan a gestionar su flota de maquinaria de construcción, facilitando así el servicio postventa.
  • Savvy es una startup guipuzcoana especializada precisamente en obtener datos de máquinas en tiempo real, lo que explica por qué fue adquirida por Danobat para integrar procesos en sus productos.
  • IPF es una ingeniería que ha desarrollado, de la mano de Savvy, un sistema que monitoriza las plantas en las que se utilizan sus productos de manipulación y almacenamiento de poliuretano. De esta manera, se ha convertido también en una ingeniería de datos en el proceso de fabricación de espuma.
  • Los robots de Inser Robótica están conectados mediante IoT para poder recibir datos en tiempo real sobre su funcionamiento.
  • La empresa vizcaína GHI fabrica hornos para acerías que ahora disponen de sistemas que recogen datos en tiempo real para visualizar su estado y detectar errores o malos usos.
  • Ingeteam dispone de una plataforma de análisis de datos que se integra con diversos procesos operativos de sus fábricas de motores e inversores fotovoltaícos.
  • La startup guipuzcoana Alerion fabrica drones que inspeccionan torres eólicas y, a partir de imágenes de alta precisión analizadas en tiempo real, son capaces de detectar fallos que requieren una intervención.
  • Buntplanet utiliza el big data y la inteligencia artificial para determinar fallos en las redes de abastecimiento de agua. Es un producto que ha despertado el interés de Siemens para su distribución en todo el mundo.
  • La startup Begirale, un spin-off de Dominion y Vicomtech, ha desarrollado una plataforma de visión artificial capaz de detectar incendios en plantas industriales a partir de las imágenes tomadas por cámaras de vídeo en tiempo real. Está operativo en Petronor, donde hay 60 cámaras de vigilancia. Esta herramienta es una adaptación de otra que supervisa, de manera automatizada, los pasos a nivel ferroviarios o las escaleras mecánicas.
  • La startup vizcaína T-Safe está ultimando un sistema de visión artificial capaz de emitir alertas si detecta que una persona ha caído a las vías del tren.
  • AquaDat aplica la inteligencia artificial para determinar cuándo un río está contaminado. Sus aparatos extraen agua periódicamente y la examinan con ayuda de sensores en tiempo real.
  • Nuavis dispone de un sistema capaz de detectar en tiempo real errores en el embalaje de un producto.
  • Cin Advanced Systems, para detectar minúsculos errores sobre metales.

Otro campo de innovación con inteligencia artificial es el de la optimización de la logística y la producción. Para ello se mezclan predicciones de demanda con todo tipo de datos obtenidos en tiempo real de los almacenes, del consumo y de otras fuentes externas.

  • Orkli tiene una plataforma, Ekanban, que automatiza ciclos logísticos.
  • Lis Solutions se ha especializado precisamente en la optimización de la cadena logística con big data y tiene entre sus clientes a BMW, Airbus, Orkli, PC Componentes o Seur.
  • Orbea integra datos sobre comportamiento del consumidor para identificar patrones de comportamiento e indicadores para distribuidores, así como gestión optimizada de stocks.
  • BigDa Solutions analiza la logística de Wiko en función de las ventas.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *