Guerra de festivales: Mad Cool vs. BBK Live

¿Por qué dos de los principales festivales musicales actuales de España, el Mad Cool y el BBK Live, se celebran en las mismas fechas? Simple y llanamente, por rencillas personales. El Mad Cool lo fundó en Madrid en 2015 Javi Arnaiz, que hasta entonces llevaba prácticamente diez años codirigiendo el BBK Live de Bilbao con su en aquel momento socio en Last Tour International Alfonso Santiago.


Pero el éxito acabó probablemente con la amistad y los años de negocios compartidos. Aunque se vendió como una compra pacífica, lo cierto es que no había otra salida para un matrimonio que había permitido hasta entonces unos cuantos éxitos: BIME, Azkena Rock, Donostia Festibala o Sonisphere, además de BBK Live. Last Tour se había introducido, además, en la gestión de locales permanentes, como La Ribera (Bilbao) o Zentral (Pamplona).

Liberado de sus ataduras vascas, Arnaiz, que sigue siendo propietario de la sala bilbaína Azkena, se lanzó al mercado más grande, Madrid. Allí puso en marcha el Download Festival y el Mad Cool, un festival gigantesco que este año se celebra en paralelo con su antiguo hijo. El Download es, por su énfasis en el rock, una copia del Azkena Rock vitoriano y el Mad Cool es similar al BBK Live. Le acompañan en el negocio festivalero los productores cinemateográficos Iñigo Pérez Tabernero y Francisco Castroman y un antiguo socio de algunas de las actividades de Last Tour, Víctor Manuel Portugal.

Por su cuenta, Arnaiz ha creado una sociedad de management de famosos y organización de giras con sede en Valladolid. Más o menos, las mismas actividades que hacía en Last Tour International pero sin socios. Todo ello lo gestiona a través de varias sociedades y de un holding que comparte con su mujer y que tiene sede en Bilbao, Big Sound Projects.

En Last Tour había un tercer socio, Xabier Arretxe, que se dedicaba específicamente a la gestión de artístas y que es conocido especialmente por ser el manager de Fito Cabrales, con el que comparte una sociedad con sede en Basauri, Cascotour. Arretxe vendió tambien sus acciones de Last Tour en 2015 y, centrado ahora en la representación y la organización de giras, se ha alejado de la primera línea festivalera.

¿Y qué festival triunfa? Aunque el BBK Live cuente con un fuerte respaldo mediático (Vocento) e institucional (Ayuntamiento de Bilbao y BBK, una caja pública), lo cierto es que el peso de la capital ha favorecido desde el primer momento al Mad Cool, que cierra taquillas con meses de antelación. El BBK Live tiene un problema adicional, además del riesgo de lluvia: su escenario no es ampliable. Sea como fuere, por delante de ambos siguen posicionados Primavera Sound (Barcelona), Viña Rock (Albacete) y FIB (Benicassim), con una duración similar (entre 3 y 5 días) y un volumen de público que fácilmente alcanza las 200.000 personas.

Esto es lo que dice Santiago respecto a su principal competidor, aunque sin nombrarlo:

Nunca sobrevive el más fuerte sino el que mejor se adapta. Nosotros nos gastamos en contratación de artistas tres millones de euros (el presupuesto total ha sido de 8 millones de euros) y el Mad Cool, 13 millones, y seguimos haciendo sold out a pesar de gastarnos cuatro veces menos. Esto quiere decir que no somos los más fuertes. (Los grandes festivales) a veces tienen que ver con la vanidad, otras veces con el dinero, muy pocas con que te guste realmente lo que haces. Hay gente que quiere hacer lo más interesante, y otros que quieren hacer lo más grande, como todo en la vida.

Este es Javi Arnaiz:

Y este es Alfonso Santiago (haciendo campaña electoral a favor de un candidato a la alcaldía de Bilbao):

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *