Fernando Oharriz (Optimus 3D): “Hemos evolucionado nuestros servicios de fabricación aditiva llave en mano hacia el sector de la salud”

Fernando Oharriz (Donostia, 1972) estudió ingeniería industrial y trabajó en grandes empresas alavesas como Mercedes o Aernnova e incluso en el proyecto de coche eléctrico Hiriko antes de convertirse en emprendedor. En 2013 creó, junto a Alberto Ruiz de Olano, Optimus 3D, uno de los pioneros vascos de fabricación aditiva que en 2020 ha evolucionado hacia el sector de la salud.

Esto es lo más interesante que nos contó en la entrevista que le hicimos:

  • La experiencia laboral de Oharriz ha estado relacionada con los sectores que se interesaron desde el primer momento por la fabricación aditiva: automoción y aeronáutica. Aunque en un primer momento solo les atraía la posibilidad de elaborar prototipos con rapidez, han ido extendiendo su demanda hacia piezas finales. “Visitando la Bienal de la Máquina Herramienta junto con mi socio, vimos que habían aparecido las primeras máquinas operativas de fabricación aditiva SML (Selective Laser Melting), que abrían un abanico de posibilidades enormes para elaborar componentes de metal. Los dos éramos muy inquietos y, aunque teníamos ya una edad en la que es más difícil dejar un trabajo estable, nos lanzamos. Hemos tenido que vivir un tiempo de los sueldos de nuestras respectivas mujeres, que fueron muy comprensivas. Nos ayudaron mucho en BIC Araba y en una aceleradora de Ciudad Real”, explicó.
  • Optimus 3D nació para dar servicios de ingeniería y fabricación aditiva llave en mano, con una apuesta a largo plazo. En una primera fase, todavía sin máquinas propias, Oharriz y Ruiz de Olano se dedicaron sobre todo a la primera parte, mientras iban aprendiendo cómo captar financiación para poder dar un paso más grande. “Empezamos con un aparato capaz de imprimir polímetros. Son inversiones muy importantes. De la mano del grupo RPK, que entró en nuestro capital en 2017, ya pudimos dar un salto hacia las máquinas de metal, que rondan el millón de euros. Colaborar con ellos nos ha venido muy bien también para la I+D y a nivel comercial, porque están muy internacionalizados. Además, ahora tenemos delegados comerciales en París y Barcelona”, explicó.
  • Aunque el primer cliente de Optimus 3D fue un tanto exótico, el fabricante de palillos Betik, la mayor parte de sus usuarios han sido firmas de aeronáutica y aeroespaciales. Y en los últimos tiempos se han dirigido especialmente a las del sector médico, que ha dado un salto importante en 2020. “Les ofrecemos un servicio integral para que puedan ir más allá del simple prototipado. Contamos con certificación como fabricante de producto sanitario a medida. La fabricación aditiva permite pulir implantes, mejorar la metrología y el escaneado de piezas finales y especialmente suplir una cadena de suministros que ha quedado muy tocada con la pandemia. Como ejemplo, hacemos férulas (prótesis) a medida y que son por tanto mucho más cómodas que las tradicionales. Al cliente nosotros le damos conocimiento y ahorro, ya que evitamos que tenga que comprar equipos muy costosos que se pueden quedar obsoletos en poco tiempo. Otro sector que hemos detectado que se está interesando por la fabricación aditiva es el de oil & gas”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *