Erle Robotics pone el foco en el cerebro de los drones

Erle RoboticsQuizás la referencia más destacada en Euskadi en el campo de los drones y sus casi ilimitadas posibilidades sea Erle Robotics, de los que ya hablamos hace un año como una de las interesantes start-ups vasca de hardware. Por cierto, el nombre tiene su miga puesto que erle significa abeja en euskera y drone significa zángano (abeja macho) en inglés.

Entre varios hitos tecnológicos, en Erle Robotics fueron los primeros del mundo en volar un drone con Linux, creando un sistema operativo específico para estos aparatos. También han creado la primera app store para drones y el programa educativo dronEDU para iniciarse en la robótica. También son socios del proyecto FAED Drone Project, que pretende llevar desfibriladores a donde haya una emergencia cardíaca. Recientemente ha sido seleccionados por TechFounders, un programa alemán de aceleración de start-ups durante tres meses, lo que ha motivado el traslado de parte del personal a Munich, donde trabajarán con la multinacional Bosch.

La start-up fundada por los hermanos Victor y David Mayoral fue noticia hace unas semanas ya que captó 200.000 euros en su primera ronda de inversión, dando entrada a seis inversores privados, dos vascos y cuatro británicos. Sus identidades no han sido reveladas, pero las de los vascos se pueden averiguar por sus perfiles en redes sociales: Carlos Uraga (que además se incorpora como CEO) y Aritz Hernández (Grupo Campus).

Pero lo que realmente me parece más interesante de Erle es que su concepto central haya pasado del dispositivo volador al de su cerebro, que en su caso es un “ladrillo inteligente” llamado “Erle Brain”. Es un pequeño ordenador con Linux que cabe en la palma de la mano, al estilo de Lego Mindstorms. Con ello se independiza la capacidad de tomar decisiones del medio en el cual se mueve el robot: aéreo, terrestre o (sub)marino. En el caso de Erle, actualmente tienen varios modelos de Erle-copter (de 4 y 6 hélices), un Erle-Plane (avión de ala fija) y un Erle-Rover (vehículo terrestre de 53 cm), además de estar trabajando en un submarino.

En el medio submarino está la experiencia de la también vasca Bajoelagua Factory, que ha logrado simplificar la tarea inspeccionar puertos y buques mediante un robot submarino, evitando la necesidad de un submarinista o buzo.

[Actualización 08/09/2015]

Erle Robotics ha lanzado una campaña de crowdfunding para su Erle-Spider, el robot araña: https://www.indiegogo.com/projects/erle-spider-the-ubuntu-drone-with-legs

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *