David Fried (Evolv): “La covid-19 ha acelerado todo lo que tiene que ver con teleasistencia”

David Fried (Toronto, 1967) aterrizó en Bilbao por una suma de casualidades. La primera le llevó a estudiar arquitectura a Navarra y la segunda a enamorarse de una bilbaína en Pamplona. Primero trabajó en Idom y después montó una startup, iVista, que fue pionera en la publicidad interactiva. Ahora lidera Evolv, un proyecto surgido en el seno de Virtualware para ofrecer rehabilitaciones a distancia que se ha visto impulsado por el confinamiento.

Esto es lo más interesante que nos contó en la entrevista que le hicimos:

  • El emprendimiento es algo natural para Fried, que siempre ha observado la realidad con ojos críticos. No es de extrañar, por ello, que la publicidad que veía cada día mientras se dirigía al trabajo no terminara de convencerle por su escaso dinamismo. “Vi un concurso de ideas para emprendedores del Ayuntamiento de Bilbao y me presenté con un proyecto para convertir los carteles del metro en algo interactivo. Gané uno de los premios y, de la mano de Dema y Beaz, convertí aquella idea en negocio, iVista. Tenía 30 años y pensé o ahora o nunca. Llegamos a ser ocho personas y trabajamos para grandes marcas como Levi’s, Heineken o Samsung. La crisis del 2008 se llevó la empresa por delante”, recordó.
  • Para reponerse de su fallido emprendimiento anterior, decidió trabajar por cuenta ajena en Virtualware, una firma con la que había competido en algunos campos. Por su origen canadiense, terminó poniendo en marcha una oficina en Londres y se empezó a integrar en el equipo que estaba diseñando un dispositivo médico de rehabilitación de personas. “Seguía pasando la mayor parte del tiempo en el Reino Unido pero poco a poco me fui convirtiendo en el product manager de los medical devices”, explicó.
  • Virtualware se había introducido en el mundo de los dispositivos médicos a través de un cliente, la Asociación de Esclerosis Múltiple de Bizkaia, que le encargó un videojuego terapéutico. El primer estudio clínico, en 2012, dio resultados muy positivos en cuanto a mejoras físicas y psicológicas en las personas a las que iba destinado. “El juego les hace olvidar su situación física y es terapéutico porque va adaptándose a cada paciente y proporciona datos para el terapeuta que le trata. Nada que ver con los juevos convencionales, que deprimen a estos enfermos en cuanto les hacen ver que van empeorando”, explicó.
  • Los buenos resultados de este estudio llevaron a Virtualware a convertir el dispositivo en un producto final, que se certificó en 2014 y se empezó a comercializar a través de clínicas que querían tratar a sus pacientes en casa. De la mano de Fried se internacionalizó también desde muy pronto. “En Rusia hicimos el primer proyecto de telerehabilitación porque allí las distancias son enormes y dificultan que un enfermo pueda acudir a un tratamiento presencial”, explicó.
  • En 2017 Virtualware crea un spinoff, Evolv Rehabilitation Technologies, en el que invierte también Seed Capital Bizkaia. A partir de ese momento, Fried dedica el 100% de su tiempo a esta actividad con espíritu de startup. “Nuestro producto es la plataforma de software en la que intervienen terapeutas y pacientes. Hemos digitalizado la terapia tradicional para que la gente pueda hacerla desde su casa. Vendemos licencias como SaaS”, explicó.
  • La buena relación de Evolv con Microsoft ha sido fundamental a la hora de comercializar su producto. De hecho, el CEO de la multinacional, Satya Nadella, ha llegado a mencionar a la startup vasca en varias ocasiones. “El 60% de nuestros clientes son internacionales y nos interesan especialmente toda Asia y EE.UU.”, añadió.
  • ¿Qué futuro le espera a Evolv? Fried no oculta que el confinamiento ha supuesto un enorme empuje para todas las empresas que ofrecen teleservicios. Y más aún para las que están centradas en las personas más mayores. “La telerehabilitación se ha convertido en algo obligatorio. Además, las administraciones son conscientes de que van a ahorrar mucho dinero con este tipo de tecnologías. Hay mucho dinero en nuestro ámbito y estamos hablando con posibles inversores. Nos va a ayudar mucho nuestra presencia en tres de los hospitales más prestigiosos de Londres, Milán y Nueva York, donde Evolv se está utilizando actualmente con pacientes que han sufrido un ictus”, añadió.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *