Coronavirus: el misterio de los tests y el número de personas infectadas

Los países que mejor están abordando la pandemia del coronavirus, Noruega, Alemania, Israel y Corea del Sur, han basado su estrategia en el análisis de una parte importante de la población para conocer quién puede estar infectado y evitar que se acerquen a personas vulnerables. En España, sin embargo, todavía desconocemos cuántos análisis se han realizado porque es una especie de “secreto de estado”.

Solo sabemos que cada día se realizan entre 15.000 y 20.000 tests, porque es una cifra que las autoridades han repetido varias veces. También es público que hay muchos enfermos a los que no se ha podido analizar, porque sus quejas inundan las redes sociales. Y la cifra aportada por el Gobierno de España el sábado, 355.000 análisis, ha sido desmontada por varios medios porque no cuadra.

Hay una forma de estimar su veracidad. El País Vasco y Murcia sí que están publicando, desde hace unos días, el número de tests que realizan. Y el sábado, cuando se comunicó la cifra de 355.000 a nivel estatal, estas dos comunidades revelaron sus respectivas cifras: 7.020 en Euskadi y 2.340 en Murcia.

Como ambas representan conjuntamente el 8% de la población española, se podría concluir que ese día se habían realizado unos 117.000 tests. ¿Dónde están entonces los 238.000 que faltan? Si el Gobierno no mintió, está claro que se han hecho tests a muchísimos vips. Además de políticos, caso ya conocido, podría ser el Ejército o las fuerzas de seguridad del estado.

Sea como fuere, lo que está claro es que en España se están haciendo muy pocos tests y solo cuando alguien tiene síntomas. Todas las personas que no acuden a un hospital no son analizadas, por lo que las cifras oficiales de infectados tienen muy poca validez.

Algo parecido sucede en el Reino Unido, donde la Universidad de Oxford ha llegado a asegurar que es posible que esté ya contagiada la mitad de la población. ¿Y en España? Puede suceder lo mismo, aunque ya la semana pasada nosotros calculábamos que la cifra de infectados era probablemente más 50 veces superior a la oficial.

Por si fuera poco, este ratio va a peor. Si se analizan los datos del País Vasco, se observa que el número de personas analizadas crece diariamente a ritmos inferiores al 15%, siempre por encima del de infectados. Es decir, que cada vez se hacen tests a menos personas que no dan positivo.

Y si resultara que la mitad de la población española está ya infectada, ¿qué sentido tendría el confinamiento de la población? Muy poco, aunque lo sabremos en los próximos días: si la cifra de fallecimientos sigue sin reducirse, será una prueba de que la infección ya estaba tan extendida que no se podía contener.

Hay otros países en los que desde el principio se han hecho muchos tests para poder identificar a los contagiados y mantenerlos controlados. Es el caso conocido de Corea del Sur, que tiene en común con Israel el uso de herramientas tecnológicas para hacer un seguimiento constante, una opción que a día de hoy no está disponible en Europa porque iría contra la legislación de protección de datos.

Más atractivos resultan, por tanto, los casos de Alemania y Noruega. En ambos se han realizado pruebas a un porcentaje relevante de la población. El resultado son muchos infectados (a más tests, más positivos) pero muy pocos fallecimientos.

Al saber quién es portador del virus, se puede evitar mejor que se acerque a las personas más vulnerables. Y eso sin necesidad de cerrar el país como en España o Italia. Los tests son, por tanto, fundamentales para controlar la evolución del virus y evitar su contagio.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *