Coches y motos antiguos “made in Euskadi”

Con motivo del 25 aniversario de la patronal de empresas de automoción de Euskadi, Acicae, Amorebieta ha acogido una exposición de 20 coches y motos antiguos fabricados en Euskadi. El primero, el Donosti, data de 1928 y el último es probablemente el Carmen con el que José Ignacio López de Arriortua trató de crear una planta de montaje en el País Vasco y que nunca se había mostrado en público.


Una gran parte de estos vehículos eran fabricados por pequeños talleres que hacían casi cualquier cosa que tuviera chapa, lo que de alguna manera viene a explicar por qué en Euskadi se ha engendrado una industria de componentes que hoy en día está conformada por más de 300 empresas. Pero también hay vehículos que han contado con el respaldo de multinacionales, como el DKW montado por lo que hoy en día es Mercedes Benz Vitoria

Veamos los coches que se han mostrado:

Donosti. Es un coche lanzado en 1928 por Agustín Mañero y Gregorio Mendiburu desde su taller de San Sebastián, “Garaje Internacional”. Como lo quisieron fabricar todo ellos directamente, motor de 100 CV y 6 cilindros incluido, empezaron con el proyecto en 1924 y lo terminaron cuatro años después. Lo estrenaron en el Gran Premio de Lasarte ante la presencia del rey Alfonso XIII, que quedó impresionado, ya que el vehículo llegó a alcanzar los 130 km/h. Pese a todo, no se llegó a fabricar siquiera un segundo modelo, probablemente porque justo en ese momento llegó la gran crisis del 29. Al igual que otros coches de la época, su consumo era muy importante, ya que pesaba la friolera de 1.200 kg.

Estancona. Es un mero prototipo diseñado en 1948 por la firma de Durango Dyesa (Duñaiturria y Estancona, SA), que fabricaba máquina herramienta. La inspiración de este vehículo estuvo en Morris Mirror, aunque el motor, de 22 CV y capaz de alcanzar los 90 km/h, se diseño en Bizkaia. El proyecto no continuó porque el Gobierno franquista tenía planes distintos, que pasaban por el control de la producción a través de lo que acabaría siendo Seat.

Triver Rana 500. Este coche fue diseñado en 1955 por el ingeniero José Antonio de Sopeña para la firma Construcciones Acorazadas, SA, que fabricaba cajas de caudales en Zorrozaurre. Llegó a los mercados, donde se comercializaron 75 unidades, con no mucho éxito, lo que generó fuertes pérdidas para la empresa promotora. ¿Qué falló? Probablemente el coste (56.000 pesetas de la época) y el excesivo peso del coche, que estaba relacionado con el uso de una chapa de 3 mm de espesor, más habitual en las cajas fuertes que en los coches y que explicaba el elevado consumo: 3,7 litros a los 100 kms. Y eso que solo era capaz de correr a 80 km/h.

DKW Auto-Unión F-89 L. Se trata del primer vehículo fabricado, con licencia alemana, a partir de 1955 en Vitoria por Industrias del Motor (Imosa), una empresa de capital local que con el tiempo acabaría en manos de Mercedes-Benz. Se trataba de furbonetas, que tuvieron relativo éxito, hasta llegar hasta las 3.000 unidades de este modelo concreto. Detrás de la empresa se encontraba varios empresarios, comandados por Alejandro Echevarría, y el Banco de Bilbao.

Goggomobil. Este vehículo es uno de los más conocidos de entre los fabricados en Euskadi, hasta el punto de que en Mungia hay una plaza con uno de ellos. Y es que una fábrica de este municipio, Munguía Industrial (Munisa), fue la que empezó a montarlo en 1962 a partir de componentes proporcionados por Imosa (actual Mercedes Vitoria) y Movesa (que fabricaba motos de Peugeot en Vitoria), además de la licencia de la firma alemana Hans Glas, que sería comprada por BMW en 1966. Se fabricaron unas 6.000 unidades y el proyecto fracasó por la irrupción del Seat 600 y por la diferente política comercial de BMW una vez comprada la firma alemana. Costaba unas 50.000 pesetas.

Zeus. Este coche fue simplemente un prototipo eléctrico de Iberdrola y el Grupo Mondragón entre 1994 y 1997 dirigido a flotas de transporte urbano. Tenía su sentido dado el creciente problema causado por la contaminación y las oportunidades que planteaba el comercio electrónico. Tenía autonomía para 100 kms. y era capaz de circular a 90 kms/h. Se fabricaron 5 unidades, probablemente para cubrir el expediente en I+D, pero no pasó de ahí. Los promotores no se atrevieron a comercializarlo.

Aurora. Este vehículo fue diseñado por José Ignacio López de Arriortua con la ayuda de los propietarios de Cie Automotive entre 1995 y 1998. Consiguieron convencer a BBK para que aportara un préstamo a fondo perdido con el que se fabricó un primer prototipo, que Arriortua bautizó como Carmen. Introducía novedades como los retrovisores con cámara, el salpicadero digital o el cierre/apertura automáticos por proximidad. El coche ha estado más de 20 años guardado en un almacén y, tras su puesta a punto, ha sido la estrella de esta exposición.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *