vLex, una startup española con tecnología propia que triunfa por el mundo

lluis fausHay algunas startups españolas que triunfan en España, hay unas pocas que lo hacen también fuera y se pueden contar con los dedos de la mano las que tienen éxito con tecnología propia por todo el mundo. Una de ellas es vLex, una plataforma nacida en Barcelona para agregar contenido jurídico y hacerlo accesible a los profesionales con interfaces sencillos y comunes a toda la información con independencia de su fuente e incluso idioma.


vLex, fundada por el abogado Lluis Faus y por su hermano Angel en 1998, no es una startup excesivamente conocida y no suele salir en los blogs. Pero a la chita callando ha construido una base de conocimiento de 940 fuentes procedentes de 140 países y disponibles en 13 idiomas. Asegura haber agregado 50 millones de documentos legales. La empresa tiene 150 empleados y oficinas en Madrid, Buenos Aitores, México, Sao Paulo, Caracas y San Francisco, además de Barcelona.

Su fuerte es evidentemente España y América Latina, aunque tiene clientes en hasta 40 países. Sus principales inversores, además de los promotores, son 3i, que puso 1,5 millones en 2000, después recomprados por los fundadores, y Caixa Capital Risc, que en 2012 lideró una ronda de 4 millones de euros con la que se está financiando la expansión americana.

Con este último objetivo, además de abrir oficinas, ha comprado una startup, la argentina Quolaw, incubada en su día en Wayra. En 2012 se habló de una valoración de 10 millones de euros que hoy podría ser muy superior e incluso acercarse a los 100 millones. En 2013 facturó 5,3 millones de euros con un ebitda de 1,4 millones.

¿De dónde proviene el éxito de vLex? Fundamentalmente, de su marketing y especialmente el SEO, que le ha llevado a crear millones de páginas con extractos de textos legales que actúan como reclamo para captar clientes de pago. Hay que tener en cuenta que competía con gigantes internacionales como Wolters Kluwer, LexisNexis o Thomson Reuters.

Comercialmente está claro que había mercado. Y tecnológicamente hay que reconocer que agregar semejante cantidad de documentación no es sencillo. Y mucho menos hacerla comprensible en otros idiomas, lo que exige un sofisticado sistema de traducción automática que entienda la terminología jurídica.

Por si fuera poco, los promotores de vLex no se han quedado quietos con lo que han conseguido. Además de expandirse internacionalmente y de seguir captando nuevas fuentes, han puesto en marcha Lexdir, un spin-off del negocio original que aspira a liderar a intermediar entre abogados y sus potenciales clientes. Liderada por Marc Basté, cuenta con inversión de vLex y los fondos de Caixabank y Ayce Capital. En este campo compite con Jurisweb (Derecho.com).

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.