Txema Gallego (Cin Systems): “Nuestro producto detecta defectos casi inapreciables por el ojo humano”

A Txema Gallego (Pamplona, 1970) le costaba vender lo que ofrecía su startup, Cin Advanced Systems, hasta que se pasó por la aceleradora Bind 4.0 y, frente a directivos de las principales empresas industriales vascas, explicó lo que hacía. Ese día le llovieron las ofertas para contratar su solución de visión artificial aplicada a la detección de defectos “casi inapreciables” en las cadenas de producción. En esta entrevista nos contó cómo ahora no le faltan ni los clientes ni los inversores.

  • Txema Gallego, que había estudiado ingeniería en Mondragon Unibertsitatea, se había curtido en el departamento de I+D de PMG Polmetasa, que fabrica componentes de automoción. En 2011 decide abandonar ponerse por su cuenta y empieza a vender servicios de automatización de operaciones en instalaciones. “Nos dimos cuenta de que los clientes tenían problemas para automatizar las inspecciones de la calidad de su producción, por lo que nos especializamos en ese campo. Buscamos soluciones complejas para examinar piezas difíciles y aportando también rapidez. En ese camino encontramos a unos investigadores de la Universidad de Oviedo que estaban aplicando una tecnología nueva, la holografía, a esta labor. Y decidimos unirnos”, explicó.
  • La aplicación de la holografía a la inspección de la calidad ha resultado milagrosa. Moviendo el láser en diferentes ejes se pueden proyectar haces de luz sobre un producto, como si fuera un pequeño alfiler, para detectar defectos en cualquier recoveco. “Con nuestras soluciones no es preciso digitalizar previamente una pieza buena en 2D y 3D que sirva de patrón. En nuestro caso, según el láser se desplaza, se va digitalizando la pieza y los algoritmos van analizando en tiempo real las diferentes superficies buscando cualquier tipo de defecto que supere las dimensiones máximas tolerables. Con esta tecnología de visión artificial somos capaces de detectar defectos que son casi inapreciables por el ojo humano, con la ventaja añadida de que no hay riesgo de equivocación por cansancio. Algunos de los fallos solo se ven con lupa. Además, analizamos el comportamiento de la superficie para detectar cuando se puede estar degradando”, confirmó.
  • Cin Advanced Systems ha aplicado la tecnología especialmente al sector de la automoción, en el que la calidad es fundamental, y ha patentado el concepto de inspección inteligente de superficies e interiores. “La forma en que controlamos las cámaras está protegida. Los algoritmos, sin embargo, los hemos mantenido en secreto”, explicó.
  • Con la empresa montada y la tecnología preparada, a Gallego solo le faltaba encontrar clientes. Fagor Ederlan fue el primero en llegar, pero le costaba ir más allá, porque pocas empresas conocían las posibilidades de su sistema y tampoco parecían interesadas en escucharle. En ese momento surge la posibilidad de participar en la aceleradora Bind 4.0 y Gallego acudió a explicar su propuesta de valor ante las grandes firmas industriales que participan en este programa. “En cinco minutos de presentación conseguí el mismo resultado que en cinco años de actividad comercial. Gestamp, Sidenor y Mercedes se interesaron y pidieron trabajar con nosotros. Estas empresas estaban acostumbradas a trabajar con grandes proveedores y en ese momento se dieron cuenta de que lo que necesitaban era gente como nosotros, que somos muy flexibles para adaptarnos a sus necesidades”, explicó.
  • Estos clientes han dado alas a Cin Advanced Systems, que tiene ahora las mejores referencias en su haber. E incluso ha dado el salto al sector de la aeronáutica, aunque ahora mismo está paralizado por los efectos de la pandemia sobre el turismo. “Para animar a estos clientes que tienen ahora poca liquidez, les hemos ofrecido implantar nuestras soluciones vía renting. Tanto en aernáutica como en automoción. Adelantamos el desarrollo y empiezan a pagar en cuanto obtienen ahorros con nuestro sistema”, explicó.
  • Cin Advanced Systems tiene cierto colchón para aguantar esta crisis, ya que en 2019 captó una inversión de 600.000 euros de Easo Ventures y Geroa. “Nos ha permitido coger proyectos más importantes sin tener que estar mirando la tesorería de reojo todo el tiempo. Tenemos ya 17 empleados en Arrasate, Gijón y Galicia”, explicó.
  • En lo que al futuro se refiere, además de vender fuera de España, Gallego reconoce haber recibido demandas de fabricantes de equipos médicos y apunta varias líneas de expansión: mantenimiento de carreteras y defectos en envases de productos alimentarios. “Podemos hacer cualquier cosa que suponga inspección de superficies”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *