Es evidente que los consumidores vascos necesitan comprar a horas que hasta hace bien poco parecían intempestivas. De una u otra manera, y con permiso de algunos carcas