Parece que el término tecnológico de moda en 2016 va a ser el de «transformación digital». Los consultores y las grandes empresas consultoras se han lanzado al unísono