He estado escuchando con atención el debate parlamentario sobre la precarización de los trabajadores de plataformas de transporte como Glovo, Uber Eats o Deliveroo. Los representantes políticos piden