La “moda” de incorporar a las mujeres a puestos de gobierno contrasta con la escasez de directivas en la empresa privada. Una de las excepciones en Euskadi es