Por mucho que a los sindicatos les pese, la Industria 4.0 es un fenómeno tecnológico imparable, al mismo tiempo que supone una enorme oportunidad para territorios “periféricos” que