Durante mis últimas vacaciones en California aproveché para visitar un pueblo de okupas legales, Slab City, “el último sitio libre de América“. Lo había conocido en una película