Tras las elecciones del 26-J la sensación es de “déjà vu”. Aunque los partidos han variado el número de escaños, la situación global de bloqueo se mantiene. Antes