Es evidente que el mercado no puede absorber fácilmente los miles de metros cuadrados de oficinas de la Torre Iberdrola. Y la mayor parte de ellos pertenecen a