He devorado estos días el diario parcial de Alejandro Gaytán de Ayala Zubiria, “De Neguri a Lausanne”, un libro que describe a la perfección los años setenta desde