El comercio electrónico sigue siendo una puerta abierta al emprendimiento individual. Un ejemplo significativo es el del bilbaíno Pablo Martín, un apasionado de los relojes de lujo que