“Internet resulta una herramienta idónea para transmitir y poner en contacto a la sociedad con la comunidad científica en general”, concluyen los investigadores Alex Fernández y Oreina Orrantia,