A veces los contrincantes se encuentran en los sitios más insospechados. Es lo que ha ocurrido entre las sociedades editoras de los periódicos Deia y El Correo, Editorial