El Mundo acusa a El País y al Grupo Correo de inventar un “género periodístico testamentario” para dañar la imagen de su director y de “deteriorar la ética