“Las varias toneladas de DDT arrojadas la semana pasada a una escombrera de Santurtzi, origen inmediato de la densa nube contaminante que se extendió por el área del