Tres ferias, dos concursos, una patronal, varias exposiciones y hasta una universidad. Todo ese “ruido” rodea en los últimos tiempos al mundo de los videojuegos en Euskadi. Alguien