En uno de sus discursos que mezclan cierta ignorancia con posiciones populistas, Donald Trump ha atacado a los molinos de viento por matar “muchísimos pájaros”. Dado que Iberdrola