Impresionado me quedé cuando el otro día leí que la consejera de Cultura, Miren Azkarate, otorgaba la calificación de “producto cultural vasco” sólo a los hechos en euskera