Cuando hace unos meses un grupo de “borrokas” decoraron una oficina bancaria delante de una concejal popular, lo más relevante fue que grabaron todo en un vídeo que,